Archivo de la etiqueta: Iron Maiden

Montségur – Iron Maiden y el fin de los cátaros

At the gates and the walls of Montségur
Blood on the stones of the citadel

Así es el estribillo de la cuarta canción del álbum Dance of Death de Iron Maiden, una canción que según se ha citado en algunas publicaciones fue concebida por Bruce Dickinson durante unas vacaciones al sur de Francia, muy cerca de la fortaleza que da nombre a la canción, Montsegur.

La canción deja claro desde el principio que trata de una masacre, describiendo en sus primeras estrofas un espacio desolado en el que se ha llevado a cabo una matanza:

I stand alone in this desolate space
In death they are truly alive
Massacred innocence, evil took place
The angels were burning inside

Bruce Dickinson habla en primera persona, describiendo lo que observa en las ruinas, conocedor de lo que allí ocurrió, y en los siguientes versos se pregunta los motivos que llevaron a tal masacre:

Centuries later I wonder why
What secret that they took to their grave
Still burning heretics under our skies
Religion’s still burning inside

Ya nos lanza una pista: habla de unos herejes y de un posible secreto. Se está refiriendo a los cátaros, pero ¿quiénes eran los cátaros?

Los cátaros o albigenses fueron un movimiento religioso que, aunque se originó en Oriente, tuvo especial predicamento durante la Edad Media en Europa occidental. Eran cristianos, pero tenían algunas diferencias con los católicos. Así, por ejemplo, estaban muy influidos por cultos maniqueístas orientales, de forma que tenían una visión dualista del mundo, que, según ellos, vivía en una continua lucha entre el bien y el mal, y todo lo material era una creación de Satán. Esto les llevaba al rechazo de algunas prácticas como el bautismo o la comunión, pues rechazaban incluso la idea de que Dios se hubiera encarnado en Cristo. Para ellos Cristo nunca adoptó una forma física. Tampoco aceptaban la institución del matrimonio y practicaban la austeridad y el ascetismo en todos los aspectos de la vida.

Sin embargo, la costumbre de los cátaros de no poner por escrito su doctrina ha impedido que en la actualidad tengamos una idea clara de sus creencias, y eso a su vez ha generado muchísimas leyendas a su alrededor que los relacionan con el Santo Grial, los templarios, y un larguísimo etcétera sin fundamento histórico fiable. Lo que sí sabemos es que las diferencias con la Iglesia católica llevaron a que el papado los declarase como una herejía contraria a las creencias católicas.

Expulsión de los cátaros de la ciudad de Tolouse. Fuente: Wikimedia.

A lo largo de los siglos XI y XII, los cátaros se hicieron especialmente fuertes en el sur de Francia, en regiones como Aquitania y Occitania, mientras la Iglesia católica respondía a estas creencias mediante su censura e incluso persecución. En distintos sínodos fueron condenados e incluso se llevaron acciones militares y judiciales contra ellos, siendo muchos de ellos ejecutados.

Sin embargo, los esfuerzos de la Iglesia fueron en vano, los cátaros lograron aliarse con algunos nobles franceses e incluso aragoneses, ganándose su protección y el apoyo del pueblo. 

Se intentaron algunas iniciativas pacíficas con el fin de frenar el avance cátaro a través de alianzas matrimoniales e incluso reuniones entre predicadores católicos y cátaros arbitrados por monarcas como Pedro II de Aragón. También se puso en marcha la recién creada Inquisición en la zona, para tratar de atajar cualquier práctica herética. Pero nada de esto dio resultado.

Santo Domingo y los albigenses, obra de Pedro Berruguete. Fuente: Wikimedia.

Comenzaron incluso enfrentamientos entre misioneros católicos: mientras unos optaban por un predicamento paciente y pausado, abierto al diálogo, otros apostaban por una mayor beligerancia, por conversiones forzosas y excomuniones, como era el caso de los cistercienses. Y fue precisamente el asesinato de uno de estos últimos, el legado papal Pierre de Castelnou, lo que sirvió de detonante para la Cruzada Albigense.

La Cruzada Albigense fue la persecución sistemática a la que llamó el papa Inocencio III en marzo de 1208 contra los cátaros y todos aquellos que los protegieran. En su texto, el papa daba el tratamiento de cruzada al conflicto, concediendo a quienes participasen en ella la absolución de los pecados y las tierras y posesiones de los represaliados. A la llamada respondieron rápidamente varios nobles, los obispos afectados y hasta la familia real francesa, los capetos, posicionándose junto al papado y contra los señores feudales del sur de Francia. Se formó así un ejército de miles de hombres que comenzaron su marcha desde Lyon a través del Ródano hacia los dominios cátaros.

Sin embargo, la cruzada no fue tan rápida como esperaba el papado, y el conflicto se alargó durante décadas, pues no tenía una vertiente únicamente religiosa, sino también política. La cruzada dio lugar a todo un baile de alianzas de casas reales, de señores feudales y de vasallos que iban mutando conforme avanzaba la guerra. Pero la sumisión del condado de Tolosa al rey de Francia, Luis VIII, a través de la firma del Tratado de París de 1229 dejó a los cátaros sin sus últimos aliados, pero aun así no se dieron por vencidos.

A partir de entonces, sin señores feudales ni nobles que los pudieran defender, los cátaros pasaron los siguientes treinta años buscando refugio en fortalezas donde resistir creando comunas autosuficientes. Uno de esos enclaves fue Montsegur.

Montsegur en la actualidad, aunque el castillo de la cima se construyó con posterioridad a los hechos que aquí relatamos. Fuente: images.rt

Los cátaros buscaron refugio en esta pequeña villa, y resistieron allí algunos años hasta que las tropas fieles al papado y a la corona se trasladaron hasta allí en forma de 6000 hombres, mientras que en el interior, se había conformado una población compuesta por unos 200 cátaros y otros 300 pobladores. La canción continúa con una frase que alude precisamente a esa mezcla de cátaros y habitantes de la villa de Montsegur:

As we kill them all so God will know his own
The innocents died for the pope on his throne
Catholic greed and its paranoid zeal
Curse of the grail and the blood of the cross

La célebre frase «Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos», es una frase que tradicionalmente se ha relacionado con los acontecimientos de la cruzada contra los cátaros, aunque no en el asedio de Montsegur, sino en uno de los primeros del conflicto, el de Béziers. La frase se atribuyó en el pasado a Simón IV de Montfort, y anteriormente a  Arnaud Amaury, cuando interrogado por sus soldados sobre cómo distinguir a cátaros de católicos durante el asalto, respondió así, proponiendo matar a todos para que Dios escogiese. Sin embargo, tampoco esto es cierto, a día de hoy sabemos que muy probablemente esta frase no se pronunció nunca, sino que se añadió tiempo después a las crónicas.

Templar believers with blood on their hands
Joined in the chorus to kill on demand
Burned at the stake for their soul’s liberty
To stand with the cathars to die and be free

En cualquier caso, y a pesar de la superioridad numérica de los asaltantes, la propia orografía dificultó el acceso de las tropas, que optaron por sitiar la población en un asedio que se alargó durante diez meses.

The book of old testament crippled and black
Satan his weapon is lust
Living this evil damnation of flesh
Back to the torture of life

Las dos estrofas siguientes aluden a las creencias de los cátaros, que ya hemos visto que consideraban todo lo físico algo demoníaco, de forma que identificaban el sexo y la lujuria como armas de Satanás, rechazando todo lo corpóreo, la «condenación de la carne», que dice la canción.

Excomunión y persecución de los albigenses por el papa Inocencio III. Fuente; Wikimedia.

The perfect would willingly die at the stake
And all of their followers slain
As for the knowledge of God, they had claimed
Religion’s still burning inside

La caída de Montsegur se produjo en marzo de 1244, cuando la villa fue definitivamente tomada. El día 16 se obligó a todos los cátaros a renunciar a sus creencias, pero los perfectos, los predicadores cátaros iniciados en ese camino de abstinencia y espiritualidad, rechazaron la propuesta, y por ello fueron condenados a morir en la hoguera. En la actualidad se estima que 210 personas murieron quemadas aquel 16 de marzo de 1244.

Facing the Sun as they went to their grave
Burn like a dog or you live like a slave
Death is the price for your soul’s liberty
To stand with the cathars and to die and be free

Con esta consideración de las víctimas cátaras cierra la canción antes de dar paso una vez más al estribillo. Y es que según ha confesado el propio Bruce Dickinson, no pretendía únicamente hablar de los cátaros, sino establecer un paralelismo con la gente que aun en la actualidad muere o sufre por sus creencias.

Por su parte, las menciones al Grial y otros elementos en la canción, como advertíamos, no obedecen a un trasfondo histórico real, sino que son más el producto de la literatura y la conspiranoia, que ha sabido aprovechar la falta de documentación acerca de la doctrina cátara para establecer vínculos con supuestos misterios.

Montsegur no fue la última fortaleza en que resistieron los cátaros, en realidad el castillo de Quéribus fue, oficialmente, el último foco de resistencia cátara y, tras su toma en 1255, se dio por extinta la herejía. Sin embargo, Montsegur sí que pasó a la historia como un icono por los acontecimientos tan dramáticos que allí se vivieron.

Monolito en Camp des Cremats, en Montsegur. Fuente: Wikimedia.

En la actualidad un monolito ubicado en el Campo de los Quemados, donde fueron ejecutados los cátaros y sus protectores, recuerda aquellos acontecimientos con una inscripción que dice «A los cátaros, a los mártires del puro amor cristiano. 16 de marzo de 1244».

Referencias:

  • Oldenbourg, Z. (2002). La hoguera de Montségur. Los cátaros en la historia. Edhasa.
  • O’Shea, S. (2002). Los cátaros. La herejía perfecta. Javier Vergara.
  • Wall, M. (2004). Iron Maiden. Run to the Hills. The Authorised Biography. Sanctuary Publishing.

Iron Maiden – Fútbol, martillo y bajo

El pasado 29 de noviembre de 2019 Iron Maiden y el equipo de fútbol londinense West Ham United sorprendían al mundo con una insólita colaboración: la del lanzamiento de una serie de prendas deportivas conmemorativas que fusionaban al club con la banda. Estas nacieron bajo la consigna Die With Your Boots On (Muere con las botas puestas), canción de 1983 perteneciente al álbum Piece of Mind.

Steve Harris y Pablo Zabaleta con la equipación del West Ham United. Fotografía de John McMurtrie.

¿De dónde viene la relación entre Iron Maiden y el West Ham United? El bajista y fundador de la banda, Steve Harris siempre ha sido un fanático del los Hammers. A lo largo de su trayectoria musical el escudo del equipo siempre lo ha acompañado en los conciertos dibujado en el cuerpo de su bajo. Así como los colores del equipo en los bordes del bajo, muñequeras e incluso en la correa de su instrumento. Sin embargo, la historia de Steve Harris y el fútbol va mucho más allá.

Bajo Fender Steve Harris Precision Bass. Fuente: fender.com

Harris y el fútbol

Steve Harris nació en 1956 en Leytonstone (Londres) y su pasión por el fútbol se desarrolló cuando era un niño. Harris dice lo siguiente «Fui a ver al West Ham jugar contra el Newcastle cuando tenía nueve años y mi amigo diez. Nos subimos a un autobús y fuimos al partido. Ganaron 4-3 y así fue. ¡Me enganché!»

A partir de entonces comenzó a jugar al fútbol y con catorce años entró a formar parte de la cantera del club Hammer después de que un ojeador del West Ham United se interesara por él. Sin embargo, tras una lesión y debido a que el modo de vida de un futbolista profesional no era el que Harris deseaba, se decantó por la música a los 17 años.

Al principio Harris quiso tocar la batería, pero no tenía espacio suficiente en casa por lo que decidió comprar un bajo réplica de un Fender Precision. Él mismo dice que si no podía tocar la batería tocaría un instrumento que sonara rítmicamente con la batería, por lo que se decantó por el bajo. Resulta curioso que, antes de comenzar a tocar este instrumento, probó con la guitarra porque le aconsejaron que debía aprender los acordes para tener una base con la que empezar a tocar el bajo, idea que a lo largo de los años ha considerado «estúpida».

Pocos años más tarde, en 1975, fundó Iron Maiden y lo que pasó después ya lo conocemos. Actualmente se considera uno de los bajistas más importantes de la historia, caracterizado por un estilo y sonido únicos que muchos lo han denominado el «efecto Harris», del que quizás hablemos en otro momento.

Iron Maiden y el fútbol

Ya hemos visto que Steve Harris perteneció a la cantera del West Ham United, a priori podría parecer un dato baladí, un futbolista más. Sin embargo, este club tiene una de las canteras más importantes de la historia del fútbol inglés. Esto se debe a que el equipo estableció un sistema de tutelaje que se ha mantenido en el tiempo, llegando a ser su seña de identidad. El sistema dio resultados y tres de sus jugadores (Bobby Moore, Geoff Hurst y Martin Peters) fueron decisivos para ganar la copa mundial de fútbol de 1966.

A partir de entonces este club ha producido jugadores de la talla de Frank Lampard Sr., Frank Lampard Jr., Rio Ferdinand, Joe Cole, Michael Carrick o Jermain Defoe entre otros muchos. Por lo que es posible que Steve Harris hubiera podido ganarse la vida como futbolista. No obstante, aunque su carrera no continuó por esos derroteros, la pasión por su club (y por el fútbol) siempre la ha llevado consigo.

Por ejemplo, en la portada del álbum Somewhere in Time de 1986 encontramos dos referencias a los Hammers: la primera de ellas es el resultado «West Ham 7 – Arsenal 3» y la segunda es el cartel «Upton Park», nombre de el estadio en el que el equipo jugaba de local hasta 2016 (actualmente juegan en el Estadio Olímpico de Londres).

Detalle del libreto de Somewhere in Time con referencias al West Ham. Fuente: propia.

Siguiendo la cronología de la Iron Maiden, en 1998 lanzaron a la venta su undécimo álbum de estudio Virtual XI y la banda decidió promocionar la gira mundial formando un equipo de fútbol. Sí, el Iron Maiden Football Club, equipo que llegó a disputar partidos en categorías inferiores en Inglaterra.

¿Cuál era la plantilla del club? Además de los miembros de la banda en aquella época (con Blaze Bayley como cantante y sin Adrian Smith a la guitarra), el equipo fichó a Stuart Pierce, Faustino Asprilla, Paul Gascoigne, Ian Wright, Patrick Vieira y Marc Overmars. Todos ellos jugadores de primera división y con un extenso palmarés. Es posible ver jugar a algunos de ellos en el vídeo oficial de la canción Futureal, aunque no aparecen todos los jugadores mencionados anteriormente.

Fotografía del libreto de Virtual XI. Fuente: coleccionismoironmaiden.com
Fila de arriba: Stuart Pierce, Faustino Asprilla, Steve Harris, Paul Gascoigne, Blaze Bayley e Ian Wright.
Fila de abajo: Nicko McBrain, Dave Murray, Patrick Vieira, Janick Gers y Marc Overmars.

El fanatismo de Harris por su equipo ha provocado un sinfín de anécdotas a lo largo de la carrera de Iron Maiden. Una de ellas la cuenta Neal Kay, quién recuerda que el ex-cantante de la banda Paul Di’Anno tuvo la ocurrencia de decir en un concierto en un pub de Newcastle que si había fanáticos del West Ham ahí. La conclusión de esta historia es que la banda tuvo que abandonar el escenario por el disturbio que aconteció.

A lo largo de su vida, Harris ha sido un asiduo a Upton Park, su hija Lauren recuerda que que de pequeña solía llevarla a ver los partidos de los Hammers. Entre partido y partido, en 1996, el West Ham fichó a Slaven Bilić, quién recuerda que en uno de sus primeros partidos Steve Harris quiso conocerle, el futbolista nos cuenta que «Steve Harris parado frente a mí. Yo no lo podía creer. Comencé a temblar porque nadie me lo había advertido. Era ese Steve Harris». A partir de entonces se forjó una gran amistad que unía la pasión de Harris por el fútbol y la de Bilić por la música. Pero no termina aquí la historia, pues en 2008, durante la estancia de Iron Maiden en Split, Steve Harris dejó caer a Bilić que debía ser el entrenador del West Ham. En aquella época Bilić era el seleccionador de Croacia, sin embargo, en los años del 2015 al 2017, se cumplió el deseo de Harris y entrenó a sus amados Hammers.

Steve Harris y Bilić en 2008. Fuente: Juras, S. (2011). Steve Harris – The Clairvoyant. Zadar. p. 63.

La relación entre Iron Maiden y el fútbol no acaba ahí, siempre que viajan intentan jugar algún partido. En el DVD Iron Maiden Rock in Rio podemos ver un día dedicado a Steve Harris en el que va a ver la final de la copa João Havelange de Brasil entre São Caetano y Vasco da Gama, equipo cuyos ultras tienen como logotipo a Eddie, la icónica mascota de Iron Maiden. Además, durante estos minutos podemos ver a Harris jugando a fútbol con las camisetas del Iron Maiden FC.

A la izquierda uno de los logotipos de Força Jovem, los ultras de Vasco da Gama con la cara de Eddie. Fuente: Pinterest (Fernando Lostt).
A la derecha un tifo de Eddie portando la bandera de esta asociación. Fuente Twitter (OCantoOficial).

Como se puede ver, uno de los pasatiempos de la banda es jugar al fútbol allá a dónde van. En 2018 visitaron las instalaciones del FC Bayern Munich, en las que también pudieron jugar.

El fenómeno Hammer entre los fans

La pasión de Steve Harris por el West Ham United se ha contagiado a los seguidores de la banda, quienes suelen portar camisetas y bufandas del equipo londinense en los conciertos de Iron Maiden.

Un aficionado de Iron Maiden, Rasmus Stavnsborg, recuerda que antes de un concierto en Nueva York en 2004, compró una bufanda del equipo y se plantó en primera fila. Steve Harris lo vio y le lanzó su muñequera en gesto de aprobación. Más tarde, esa misma noche, nuestro fan consiguió un pase VIP para conocer a la banda y estuvo hablando con Harris, quien le agradeció el gesto de la bufanda. Por supuesto, la conversación que mantuvieron derivó en fútbol y cuenta Stavnsborg que tras realizar un comentario desacertado sobre su equipo «Él me miró con una cara de confusión con la que podría haber hecho un hoyo en la pared, fue entonces cuando me di cuenta de que había dicho algo malo. Se quedó callado y no realizó comentario alguno sobre lo que yo había dicho». pese a esto, Steve le autografió una postal y se hizo fotos con él.

Volviendo a la actualidad, esta pasión de Harris por su equipo no ha pasado desapercibida por el club, quienes observaron que «un fin de semana del verano pasado (2018) nuestra tienda del club se inundó con fanáticos del rock de todo el mundo, y nos dimos cuenta de que Iron Maiden estaba tocando en dos shows con entradas agotadas en el O2». Gracias a esto se ha podido dar la colaboración entre banda y equipo con la salida a la venta de la equipación conmemorativa que comentábamos al inicio de la entrada.

Detalle de la camiseta conmemorativa. Iron Maiden en lugar del patrocinador, IMFC (Iron Maiden Futbol Club), escudo con un bajo un martillo cruzado.
Fuente: officialwesthamstore.com

Bibliografía:

García, J. (2018, julio 12). Steve Harris: “Mi ídolo era Geoff Hurst, pero Best es Iron Maiden”. AS.com; Diario AS.

Iron Maiden. Iron Maiden Rock in Rio. [DVD]

Juras, S. (2011). Steve Harris – The Clairvoyant. Zadar.

Loudwire. Steve Harris: Why I Decided to Play Bass. (s. f.). Recuperado 13 de mayo de 2020, de https://www.youtube.com/watch?v=z_KASKB79zo

Enlaces de interés:

Sobre la colaboración con West Ham United

Video de Iron Maiden jugando partidos durante su gira en 2018

Video promocional del lanzamiento de la equipación

Videoclip Futureal football edition