Archivo de la etiqueta: death metal

Ramses Bringer of War – Nile, Ramsés y la batalla de Qadesh

«Ramsés, portador de guerra». Con este sugerente título, la banda de brutal death metal estadounidense Nile nos presenta al protagonista de la entrada de hoy: Ramsés II.

Esta canción forma parte del EP del mismo nombre Ramses Bringer of War publicado en 1997 y, un año después, formaría parte de su primer álbum Amongst the Catacombs of Nephren-Ka. Un aspecto a tener en cuenta de esta banda es que su discografía está basada en la cultura, mitología e historia del Egipto antiguo.

¿Por qué decimos que el título es sugerente? Porque está directamente inspirado en la suite «Los Planetas» del compositor Gustav Holst, quien relaciona los nombres de los planetas a la deidad romana correspondiente. El primer movimiento es «Marte, el portador de guerra», título idéntico al de la canción que vamos a analizar.

Podría parecer que la influencia de Holst solo se da en el título pero la canción en sí misma es una reinterpretación musical de «Marte, portador de guerra». Podemos escuchar esta composición en la introducción de la canción y en la parte central.

Antes de entrar en la letra volvamos a centrarnos en el título de la canción (y del álbum) pues resulta interesante que se equipare a Ramsés con el dios romano Marte. Por supuesto, la banda tiene una gran fascinación por este personaje (y el mundo egipcio en general) y la narración de los acontecimientos la hace el propio Ramsés. Es decir, que ellos asumen el papel de contarnos la historia a través de los ojos de uno de sus protagonistas.

Portada del EP Ramses Bringer of War con la momia del faraón. Fuente: Metal music archives.

Wretched fallen one of Khatti
Rise against the oppressing Sword
Encircled, abandoned, alone
I Smite the vile hittite Foe

Durante la introducción suena un instrumento que llama a la guerra y, al terminar la parte basada en Holst, entra un gutural que da pie al inicio del relato en el que nos dice que «rodeado, abandonado, solo, golpeo al enemigo hitita». ¿Qué hace Ramsés entre hititas? Vamos al contexto.

Años antes de ascender al trono, Ramsés libró varias campañas militares junto a su padre, Seti I. Quien lo nombró corregente y comandante del ejército. Estas campañas se desarrollaron en Canaán, la zona de Siria que estaba en manos de los hititas y en Kush (nubia).

Ascendió al trono tras la muerte de su padre en el año 1279 a. C., convirtiéndose en el tercer faraón de la Dinastía XIX de Egipto. Durante los primeros años de gobierno se centró en la política exterior llevando a cabo una serie de acciones encaminadas a consolidar el territorio y eliminar posibles amenazas.

En el segundo año de su reinado eliminó a los piratas shardana (uno de los grupos que se denominan como «los pueblos del mar») en una batalla en el Mediterráneo, siendo estos capturados e incluso incluidos en el ejército del faraón.

Dos años más tarde inició una campaña para pacificar Canaán y consolidar la zona antes de aventurarse en territorio sirio, en manos del imperio de Hatti en ese momento.

La guerra contra Hatti

El conflicto con los hititas se remonta al gobierno de Ajenatón (1353-1336 a. C.). En esa época Hatti sufría la presión del reino de Mittani que, tras varias décadas de enfrentamientos, fue derrotado y obligado a realizar pactos de vasallaje. Los intereses de Egipto y Hatti chocaron en el territorio sirio, lugar que estaba en la órbita de influencia del imperio hitita. Durante un tiempo se hicieron una serie de pactos que evitaran la guerra. Sin embargo, con la subida al trono de Ramsés II, Egipto tomó la iniciativa sobre ese territorio y se enfrentó directamente al rey Muwatalli II en la famosa batalla de Qadesh.

Situación del imperio hitita durante el reinado de Muwatalli II. Fuente: Wikipedia.

La batalla de Qadesh

Esta batalla es posiblemente la más famosa y mejor documentada en la historia de Egipto, no por su trascendencia sino por la importancia que Ramsés dio al conflicto, que fue plasmado en diversos relieves y relatos que nos dan una imagen bastante similar a lo que nos cuenta la canción. Veamos el porqué de esta semejanza.

La canción comienza con la frase «Miserable caído de Hatti, levántate contra la espada opresora». ¿Por qué el tratamiento hacia los hititas es negativo en la canción? Aparte de estar escrita en primera persona, es muy posible que la canción esté extraída directamente de una fuente egipcia: el poema de Pentaur, en el que se cuenta la odisea sufrida por Ramsés para alzarse con la «victoria» en la batalla.

Según esta fuente «Su Majestad llegó a la ciudad de Qadesh y mientras el vil vencido de Qadesh había llegado y reunido a todos los países extranjeros hasta los confines del mar. […] Entonces el vil vencido de Qadesh, junto con las numerosas naciones extranjeras que estaban con él, se encontraban reunidos y listos al noreste de la ciudad de Qadesh, pero Su Majestad estaba solo».

Podemos ver que la primera estrofa de la canción tiene bastantes similitudes con el párrafo anterior. Según esta fuente, el ejército hitita estaba compuesto por una confederación de aliados y prácticamente tenían rodeados al ejército egipcio. Ante esta situación el faraón decide ponerse su armadura, montar el carro y luchar.

Ramsés II en carro durante la batalla de Qadesh. Relieve en Abu Simbel. Fuente: Wikipedia.

My Father Amon what carest thee
For the vile and ignorant of God
My Father Amon what carest Thee
For these effeminate ones
At millions of whom I groweth not pale

La canción continúa con una plegaria al dios Amón (dios de la creación), a quien Ramsés considera su padre. Esta súplica también aparece en el poema en el que nos cuenta que Ramsés pide ayuda a Amón al no contar con la ayuda de sus propios aliados, tras llamarlos a gritos y sintiéndose abandonado. Dice la canción «Padre mío, Amón, ¿qué te importa?», refiriéndose a sí mismo, mientras que en el poema la súplica va más lejos «¿Es el papel de un padre ignorar a su hijo? ¿He faltado hacia ti?… ¡En nada desobedecí lo que me has ordenado!». De esta forma Ramsés se convierte en un enviado del dios para cumplir con sus designios.

Raging like Menthu like Baal in his Hour
Lo the mighty Sekhmet is with Me
I enter in among them even as a hawk striketh
I slay I hew to pieces and cast to the ground

Ramsés nos cuenta que se encuentra «furioso como Montu, como Baal en su hora, lo que el poderoso Sekhmet está conmigo». ¿Quiénes son estas divinidades? Montu es el dios solar y de la guerra, mientras que Baal es una divinidad asociada al dios Set, dios de la fuerza bruta, lo incontenible. En el poema, Ramsés se siente como estos dioses al ser acompañado por Amón «Encontré otra vez mi corazón fortalecido, y sentí mi pecho alegre… Era como Montu. Tiraba a mi derecha y capturaba a mi izquierda. A sus ojos era como Set en acción». En este caso, Nile también incluye a la diosa Sekhmet para dotar de más vigor al relato en el que Ramsés entra con fuerza y golpea «como un halcón», mientras mata, corta en pedazos y tira al suelo.

Amón, Montu, Set y Sekhmet. Fuente: Wikipedia.

Por supuesto, el poema nos deja una escena similar a la que describe Nile, en la cual el faraón «sembraba la muerte entre ellos como quería. De ellos, el que caía no podía volver a levantarse».

La canción continúa narrando las hazañas del faraón en el campo de batalla, del cual consigue salir con vida y triunfante. La realidad es que el resultado de la batalla no fue una victoria para los egipcios, de hecho, muchos historiadores opinan que aunque el resultado militar podría haber acabado en tablas, el resultado fue una victoria política para Hatti.

Los territorios que estaban bajo influencia egipcia se rebelaron y pidieron protección a Hatti, incorporándose a su órbita de influencia. Estos territorios tardaron muchas décadas en volver a incorporarse a Egipto.

Las consecuencias de esta batalla fueron la firma de un tratado de paz entre los dos imperios por el que decidían no agredirse y Egipto renunciaba a sus intereses en la zona de Siria.

Tratado de Qadesh. Fuente: Wikipedia.

Entonces, ¿por qué este relato de un Ramsés victorioso? Tras esta derrota, el faraón llevó a cabo un gran ejercicio propagandístico dotando de importancia a su actuación personal en Qadesh frente al enemigo hitita que dejó plasmado en el poema de Pentaur y el Boletín, otro documento que relata esta batalla. Así como una serie de relieves en los templos de Abydos, el de Amón en Luxor, el Ramesseum de Tebas y en el templo de Abu Simbel en Nubia.

I Ramses
Builder of Temples
Usurper of monuments

Slayer of hittites
Bringer of war

Estas fuentes refuerzan la idea de Ramsés como una persona elegida por los dioses y capaz de derrotar a sus enemigos. La canción termina con un rotundo «Yo, Ramsés, constructor de templos, usurpador de monumentos, asesino de hititas, portador de guerra».

Ramsés II fue uno de los más grandes faraones de la historia de Egipto y su leyenda ha llegado hasta nuestros días, una de las circunstancias que hicieron posible la grandeza de este faraón fue su largo reinado, de unos sesenta y seis años. Ramsés proyectó su personalidad sobre el país que gobernó, introduciendo cambios en el ejército y llevando a cabo una inmensa actividad constructora que no tiene comparación con otros faraones, lo que lo convirtió en el modelo a seguir por parte de sus sucesores, dando lugar a que su figura se haya mitificado y se haya convertido en un referente de la cultura popular que ha protagonizado obras literarias, películas y, en nuestro caso, canciones.

Bibliografía

Fitzgerald, S. (2008). Ramses ii: Egyptian pharaoh, warrior, and builder. Capstone.

Healy, M. (1993). Qadesh 1300 BC: Clash of the warrior kings. Bloomsbury USA.

Kuhrt, A. (2020). The ancient near east: C. 3000–330 bc(2 volumes). Routledge.

Largacha, A. P. (2007). Historia antigua de Egipto y del Próximo Oriente. Ediciones AKAL.

Sanmartín, J., & Serrano, J. M. (1998). Historia antigua del próximo oriente: Mesopotamia y egipto. Ediciones AKAL.

Sheafer, S. (2013). Ramses the great. Infobase Learning.

Varyags of Miklagaard – Amon Amarth y la guardia varega

We return, we return, we return back home

De esta forma termina la canción «Varyags of Miklagaard» de la banda sueca Amon Amarth, publicada en su álbum Twilight of the Thunder God. Este grupo se caracteriza por tratar temas relacionados con la historia y la mitología vikinga, con los que se identifican, como puede verse en sus letras o a través de la propia estética de la banda. La canción que analizaremos a continuación es una muestra de ello, pues como dice esta frase “volvemos, volvemos a casa”.

Amon Amarth en directo. Fuente: Wikipedia. El montaje del escenario suele contener elementos vikingos (aunque los cascos no llevan cuernos).

¿De dónde vuelven? Comencemos por el principio.

Miklagaard has been our home for 20 years or more
We’ve lent our axes, spears and swords
In service of the emperor
We are loyal warriors
That’s the oath we gave
To protect the emperor even to a violent grave

La primera estrofa dice que «Miklagaard ha sido su hogar durante veinte años o más». Este lugar no es otro que la ciudad bizantina de Constantinopla. ¿Qué hacían unos vikingos viviendo tanto tiempo en un lugar tan alejado de su tierra natal?

A finales del siglo IX, grupos escandinavos se adentraron en el continente en busca de recursos, fundando ciudades y asegurando el territorio. Una parte de la actual Rusia occidental se convirtió en una colonia sueca y se establecieron cerca de los núcleos de Novgorod al norte y Kiev al sur. Sin embargo, estas ciudades no solo las poblaban vikingos suecos, sino que se mezclaron con el sustrato eslavo de la zona, siendo ambas culturas asimiladas y conocida en las fuentes antiguas como la Rus de Kiev.

En esta época, el Imperio romano de oriente o Bizancio era uno de los estados más ricos y mejor organizados, siendo Constantinopla una de las ciudades más grandes del continente. Esta ciudad se encontraba en una posición única donde confluían diversas rutas comerciales, por lo que bizantinos y vikingos pronto entrarían en contacto y muchos de ellos acabarían luchando como mercenarios para los emperadores de Bizancio. Además, el destino de muchos de estos vikingos fue el de componer la guardia personal del emperador, conocida como la guardia varega.

Guardia varega en una miniatura de la Crónica de Juan Escilitzes. Fuente: Wikipedia.

La canción está escrita desde la perspectiva de este cuerpo de élite que se dedicaba a la defensa del emperador «hemos prestado nuestras hachas, lanzas y espadas al servicio del emperador». ¿Quiénes son estos varegos? Por el nombre de su estado, los recién llegados escandinavos fueron llamados Rus o Rhos, mientras que otras fuentes eslavas y bizantinas los llamaban varegos. Originalmente, la guardia del emperador procedía principalmente de la Rus pero otros escandinavos como suecos, noruegos e islandeses fueron uniéndose a las filas. De forma gradual, las fuentes bizantinas comenzaron a diferenciar entre los rusos eslavos y los escandinavos, a quienes llamaban más comúnmente varegos. Aunque a los nórdicos se les conocía por ese nombre, pronto se convirtió en el sinónimo de mercenarios de origen nórdico.

En el año 860 se llevó a cabo el primer enfrentamiento entre rusos y bizantinos. El cual se saldó con un pacto en el 874 por el que se enviarían hombres al servicio militar bizantino. El segundo enfrentamiento entre ambos estados se produciría en el 970, con idéntico resultado. Es a partir de este momento en el que comienza la asistencia entre la Rus y Bizancio.

Un hecho de gran trascendencia ocurrió en el 987 cuando el militar Bardas Focas marchó sobre Constantinopla y el emperador Basilio II pidió ayuda al príncipe ruso Vladimir el Grande, quien envió 6.000 soldados en su ayuda. Posiblemente, la mayoría de estos guerreros fueran nórdicos, pues Vladimir hubo de reclutarlos de Noruega y Suecia para ascender al trono. Se establece, de esta forma, el punto de partida de la guardia varega propiamente dicha.

Our loyalty was always firm
We kept our given word
On these southern battlefields
Our northern war cries roared
Battles have been fought
Many gave their lives
But all who died by axe and sword
Were called to hall up high

Los emperadores necesitaban una guardia de élite que fuera leal a quien les pagaba; un regimiento de combatientes disciplinados y entrenados que, al ser extranjeros, se encontraran al margen de las intrigas regionales y palaciegas, además de alejarlos de las facciones políticas y religiosas que hicieran peligrar el poder del emperador.

Réplica de un icono del emperador Basilio II. Fuente: Wikipedia.

Las crónicas bizantinas exaltaron la leyenda de la guardia varega por ser guerreros venidos desde tierras lejanas cuya incorruptibilidad, lealtad y valentía les valió para obtener gran fortuna y reconocimiento. Amon Amarth así lo muestra en esta estrofa: «Nuestra lealtad siempre fue firme. Cumplimos nuestra palabra dada. En estos campos de batalla del sur nuestros gritos de guerra del norte rugieron». Además de hacer hincapié en la lealtad, la banda nos dice que estos guerreros participaron en batallas y muchos de ellos cayeron y lo cierto es que participaron de forma activa hasta el siglo XV en diversos enfrentamientos.

We set out from Svitjod’s shores
With dreams of fame and gold
And the work of weaving Norns
Was for us unknown

Al ser Amon Amarth suecos, la guardia varega con la que ellos se identifican es con la de la zona de Svealand, la región desde la que se formó el reino de Suecia «partimos desde las costas de Svitjod», la cual se encuentra en el centro-sur del país. En esta misma estrofa hacen referencia a las Nornas, divinidades que tejían los telares del destino, en la estrofa se da a entender que su destino es incierto.

Our time here is now at end
Our memories will stay
Of Miklagaard, our southern home
Until the end of days

Por último hay que destacar el fin del viaje de estos guerreros y la vuelta a casa. Muchos fueron los vikingos conocidos que pertenecieron a esta guardia del emperador de Bizancio. Uno de los casos más emblemáticos es el de Harald Hardrada, quien pasó parte de su vida en Bizancio al servicio de la emperatriz Zoe Porfirogeneta, participando en diversas batallas y ganando gran fama. Posteriormente volvería a su tierra natal y sería nombrado rey de los noruegos, llegando a perpetrar un intento de conquista de Inglaterra y siendo derrotado en la batalla de Stanford Bridge pero de eso, quizás, hablaremos más adelante.

Quizá el tema de esta canción te sonase de algo, y es que el grupo de folk metal finés Turisas también tiene una canción que trata a la guardia varega con el título The March Of The Varangian Guard.

Bibiliografía

Berend, N. (2007). Christianization and the Rise of Christian Monarchy: Scandinavia, Central Europe and Rus’ c.900–1200. Cambridge University Press.

D’Amato, R. (2010). The Varangian Guard 988–1453. Bloomsbury USA.

Duczko, W. (2004). Viking Rus: Studies on the Presence of Scandinavians in Eastern Europe. BRILL.

Franklin, S., & Shepard, J. (2014). The Emergence of Russia 750-1200.

Raffensperger, C. A. (2006). Reexamining Rus’: The Place of Kievan Rus’ in Europe, Ca. 800-1146. University of Chicago, Department of History.

Theotokis, G. Rus, Varangian and Frankish mercenaries in the service of the Byzantine Emperors (9th-11th c.): Numbers, Organisation and Battle Tactics in the operational theatres of Asia Minor and the Balkans. (s. f.).

53 Nations – Heaven Shall Burn y las Brigadas Internacionales

So many sons and daughters, poised to attack,

Born in distant fatherlands

Marching under the heavens of Spain

Así comienza la canción de Heaven Shall Burn «53 Nations»: Tantos  hijos e hijas, preparados para atacar. Nacidos en patrias lejanas, marchando bajo los cielos de España. De entrada, podría parecer sorprendente que un grupo de metalcore o death metal alemán comience una canción con estos versos, pero en realidad la sorpresa se disipa en cuanto conocemos a los componentes de Heaven Shall Burn y a qué se refiere la canción.

Portada del álbum ‘Veto’ (2013) de Heaven Shall Burn. La canción “53 nations” es la penúltima del disco.

Estos alemanes nunca han ocultado su simpatía por movimientos progresistas, dedicando canciones a personalidades como Salvador Allende o Víctor Jara, e incluyendo mensajes en sus letras en contra del racismo o el fascismo y en favor de los derechos de los animales, mensajes ecologistas y en apoyo a distintas causas solidarias. Pero ¿qué tiene todo esto que ver con España y con esta canción?

Comencemos por el título: 53 naciones son el total de procedencias de los voluntarios que integraron las Brigadas Internacionales que acudieron a España durante la Guerra Civil para apoyar al bando republicano. Pero si todo esto no te suena de nada, permítenos hacer una pequeña contextualización:

Nos trasladamos a la década de los treinta, un momento en que la crisis provocada por el Crac del 29 en Estados Unidos ha agravado la situación económica de los países participantes en la Primera Guerra Mundial. La sociedad, desconfiando de la democracia liberal, se polariza en favor de los movimientos comunistas, que tienen como referente la recién nacida Unión Soviética, y los movimientos de corte fascista, que han llegado al poder en Italia (1922), Portugal (1932) y Alemania (1933).

En España, una parte del ejército y las élites burguesas conservadoras se han puesto de acuerdo para dar un golpe de Estado contra el gobierno republicano. Un golpe que pretendía hacerse con el poder en poco tiempo pero que, fracasando en buena parte del territorio español, ha dado lugar a una guerra que se alargará durante tres años (1936-1939).

En este contexto, el gobierno de la República española lanza varias peticiones de ayuda a la comunidad internacional. Sin embargo, por aquel entonces Reino Unido y Francia trataban de contener a la Alemania nazi a través de una política de apaciguamiento, motivo por el cual Francia propuso la creación del Comité de No Intervención, que inmediatamente fue apoyado por Reino Unido, con el fin de evitar la intervención extranjera en el conflicto español. Su intención era evitar una guerra a gran escala entre las democracias europeas y los nuevos países fascistas. Sin embargo, Alemania, Italia, Portugal y la Unión Soviética rechazaron el acuerdo.

Esto benefició enormemente al bando sublevado, que se convirtió en el principal receptor de la ayuda internacional, mientras las democracias daban la espalda a España. Ante esto, la Unión Soviética, al frente de la Internacional Comunista, lanzó un llamamiento a voluntarios de todo el mundo a la que respondieron personas de ese total de 53 naciones que dan título a la canción.

And without fear go to the barricades

Brothers and sisters in arms

Y, sin miedo, id a las barricadas, hermanos y hermanas en armas.

La organización de esas brigadas de voluntarios no fue ni mucho menos algo improvisado, sino que estuvo perfectamente organizado, en especial por parte del Partido Comunista Francés y su dirigente André Marty. En distintos países los partidos comunistas, coordinados desde Moscú, montaron oficinas de reclutamiento y pusieron los medios necesarios para el transporte, armamento y adiestramiento de personas que, en su mayoría, no tenían experiencia militar.

El 12 de octubre de 1936 llegó a Alicante el primer barco con 500 voluntarios que, desde allí fueron conducidos en tren hasta Albacete. Esta ciudad se convertiría a partir de entonces en la sede de las Brigadas Internacionales, donde se procedería a la formación y adiestramiento de estos voluntarios.

Bandera de las Brigadas Internacionales.

Esta fue, a juicio de muchos brigadistas y autores posteriores, el momento en que muchos de aquellos voluntarios se desilusionaron, ya que la formación era especialmente disciplinada, y pasaba no solo por una preparación física y técnica, sino también por una formación ideológica, ya que la máxima comunista era que un soldado solamente lucharía bien si sabía perfectamente por qué estaba combatiendo. Muchos de ellos, al emprender el viaje, no esperaban tener que pasar por tal preparación ni atender a una disciplina tan rígida.

La mayor parte de quienes vinieron a España a luchar de forma voluntaria lo hicieron motivados por el ideal de la lucha antifascista, que los hizo viajar desde lugares tan lejanos como Estados Unidos, Colombia, China, Chile, Brasil, Irak o Nueva Zelanda. Muchos de ellos, aunque dirigidos y adiestrados por partidos comunistas, no eran adeptos a esta ideología, sino que su único objetivo era frenar el ascenso del fascismo en Europa, y en muchos casos se trataba de extranjeros, como alemanes o portugueses, que ya habían perdido este combate en sus países de origen, de hecho el mayor contingente lo suponían voluntarios italianos. Quizá por ello la canción haga esta aseveración:

This is the reckoning

Now only hatred fills our hearts

Raising the colours of freedom

Esto es el ajuste de cuentas, sentencia el primer verso de la estrofa.

Brigadistas en 1937. Fuente: Wikipedia.

El total de brigadistas que llegaron a España a luchar sigue siendo objeto de debate: si bien hasta hace algún tiempo se hablaba de cifras por encima de los 50.000, a día de hoy los principales autores no le dan más de 41.000, muy por debajo de las cifras de soldados extranjeros que asistieron a las fuerzas rebeldes por parte de Italia y Alemania. Y a pesar de no ser un número elevado, los brigadistas sí que presentaron un porcentaje de bajas (15 por ciento) muy superior al del resto de cuerpos que participaron en el conflicto (6 por ciento).

In ruthless fights, I saw my best friends die

Now buried far away, so far away from home,

Lionhearted soldiers, no one shall forget their names

En luchas despiadadas, vi morir a mis mejores amigos. Ahora, enterrados lejos, muy lejos de casa. Soldados con corazón de león, nadie olvidará sus nombres.

Muchos autores explican el elevado número de bajas por su grado de implicación en el combate. Precisamente ese idealismo al que antes hicimos referencia les habría llevado a convertirse en la principal fuerza de choque del bando republicano, interviniendo en algunas de las batallas más duras de todo el conflicto.

Understanding what the world still had to learn

No mercy to the villains,

Defending the republic infected by a fascist pestilence

Entendiendo lo que el mundo aún no había entendido, sin piedad para los villanos, defendiendo la república infectada por una pestilencia fascista.

Pero fue precisamente esa determinación antifascista la que les valió un recuerdo en la memoria colectiva no solo de los españoles, pues la imagen de los brigadistas se ha convertido en un tema muy explotado en otros países de Europa, así como en Estados Unidos. No en vano, en este caso se trata de un grupo alemán que se hace eco de ellos.

Sin embargo, a juicio de autores como Anthony Beevor, esta explotación ha supuesto una cierta deformación de la realidad histórica. Así, por ejemplo, a menudo se alude a los miembros de las Brigadas Internacionales como intelectuales de clase media, pero esto es más un tópico romántico que una realidad. El propio Beevor recoge datos que contradicen esta idea, como por ejemplo el hecho de que el 80 por ciento de los voluntarios procedentes de Gran Bretaña fueran obreros manuales desempleados en el momento en que se sumaron a la causa. Esto, desde luego, no debe suponer un descrédito para ellos o su causa, todo lo contrario.

This righteous fight reveals your shame,

Delivered to oblivion, those who fought a horrid beast

Homecoming held no glory and silence covers ours tombs

Scorned and despised, left and denied, but still do I defy

Las últimas brigadas fueron reagrupadas y disueltas a lo largo de la segunda mitad de 1938, y tras la disolución muchos brigadistas fueron considerados poco más que mercenarios de vuelta a casa, de ahí esa mención en la canción: el regreso a casa no tuvo gloria y el silencio cubre nuestras tumbas. Obviamente esto no fue así en los países comunistas, donde lejos de ser mal vistos, fueron condecorados como héroes, pero en otros lugares no gozaron de esa consideración. Despreciado, abandonado y rechazado, que dice la canción. En muchos países no fueron reconocidos hasta tiempos recientes

Desfile de despedida a las Brigadas Internacionales en Barcelona en octubre de 1938. Fuente: Wikipedia.

Tanto es así, que para algunos suponía un problema la vuelta a casa: obviamente aquellos que provenían de países bajo una dictadura fascista, pero también otros procedentes de países como Canadá sabían que deberían responder ante leyes que penaban el haberse unido a un conflicto armado que no contaba con respaldo estatal y que, en consecuencia, serían juzgados. En muchos de estos casos, los brigadistas optaron por pedir auxilio en terceros países o bien continuar con su lucha antifascista en otros puntos, en especial sumándose a la Segunda Guerra Mundial en cuanto esta estalló.

La canción termina con un alegato puesto en boca de los brigadistas que, conociendo a Heaven Shall Burn, no pretende únicamente servir de homenaje a estos combatientes, sino también de motivación para la lucha antifascista en la actualidad.

I still resist and fight your apathy,

And still I fight

La canción

La canción en el canal oficial de YouTube de Heaven Shall Burn

Bibliografía

Beevor, A. (2011). La guerra civil española. Planeta.

Payne, S. (2011). ¿Por qué la República perdió la guerra? Espasa.

Preston, P. (2017). La guerra civil española. Debolsillo.

Preston, P. (2008). Idealistas bajo las balas. Debolsillo.

Thomas, H. (2010). La guerra civil española. Debolsillo.

Tusell, J. (2012). Historia de España en el siglo XX. 2. La crisis de los años treinta: República y guerra civil. Taurus.

Children Of Bodom, un triple asesinato sin resolver

Eran las 11:00 de la mañana de un 5 de junio de 1960 cuando un carpintero llamado Esko Oiva Johansson encontró una escena insólita: el cuerpo de cuatro jóvenes en una tienda de campaña destrozada junto al lago, tres de ellos se encontraban sin vida. Comienza aquí el relato de uno de los crímenes que a día de hoy siguen sin resolverse. ¿Y qué tiene eso que ver con la música? Vamos por partes.

El sábado 4 de junio de 1960 un grupo de cuatro personas (dos parejas) fueron de acampada a las inmediaciones del lago Bodom en Espoo, una ciudad de Finlandia cercana a Helsinki. Los jóvenes eran Maili Irmeli Björklund y Anja Tuulikki Mäki, dos chicas de 15 años y Seppo Antero Boisman y Nils Wilhelm Gustafsson, ambos chicos de 18 años de edad.

Localización del lago Bodom. Fuente: Google maps.

Entre las 4:00 y las 6:00 a. m. se llevaron a cabo los asesinatos de los jóvenes, a quienes encontraron apuñalados y aporreados bajo los restos de su tienda de campaña. Nils Gustafsson, el único superviviente sufrió una conmoción cerebral, fracturas en la mandíbula y huesos faciales y contusiones en la cara. El asesino atacó desde fuera de la tienda de campaña con un objeto afilado, probablemente un cuchillo, y otro objeto romo (nunca se encontraron las armas), además se llevó varios objetos de las víctimas.

Así quedó la tienda de campaña de los jóvenes. Rajada y salpicada de manchas de sangre. Fuente: Wikipedia.

A las 6:00 a. m. un grupo de chicos que observaban pájaros al parecer vieron cómo la tienda de campaña colapsaba y una persona rubia se alejaba del lugar, pero no sería hasta horas más tarde cuando se encontrarían los cadáveres. La recolección de pruebas se hizo de forma nefasta, lo que llevó a la corrupción del escenario del crimen, complicando la resolución del mismo. Cuando Nils despertó informó a los investigadores de que había visto un hombre vestido de negro y rojo que se abalanzó hacia ellos.

Llegados a este punto muchos de vosotros ya sabréis la conexión que tiene este caso con la música, concretamente con el grupo llamado Children Of Bodom fundado en 1997 precisamente en la ciudad de Espoo, en la que se produjeron estos crímenes. Y, por supuesto, de ello hablan en alguna de sus canciones. En Lake Bodom, canción que pertenece al primer álbum de la banda nos encontramos con un texto escrito desde la perspectiva de alguien que va a hacer algo grande (quizás este asesino) y concluye de la siguiente forma:

Last song of hate

Song to my heart

Tonight’s gonna be

Something wild!

Los sospechosos

El primero de los sospechosos fue Karl Valdemar Gyllström, el dueño de un quiosco cercano, quien solía ser un hombre hostil al que alguna vez habían visto cortando tiendas de campaña o lanzando piedras a los campistas. Se consideraba a Gyllström como una persona demente y su testimonio fue rechazado. Este sospechoso murió nueve años más tarde ahogado en el propio lago en estado de embriaguez.

En 1997 se tendría otra pista asociada a un hombre de origen alemán llamado Hans Assmann, quien se rumoreaba que había sido un espía del KGB que vivió cerca del lago entre los años 50 y 60. De Assmann se sabe que se presentó en un hospital de Helsinki a la mañana siguiente de los asesinatos en estado de nerviosismo, con manchas rojas en la ropa y suciedad en las manos. Sin embargo, la coartada que tenía era sólida y no se investigó más, aunque a Assmann se le relaciona con otros asesinatos no resueltos en Finlandia.

The slayings at Bodom from so long ago

Still carry a secret, of which nobody knows

A seed that was planted as the night turned to dawn

Will now bring me to life as the Reaper’s spawn

Este fragmento de canción Bastards of Bodom, nos habla de este crimen aún no resuelto. La canción pertenece al álbum Are You Dead Yet? Publicado en 2005, en el mismo año en el que se cerraba el juicio contra el último de los sospechosos.

En 2004, 44 años después de los asesinatos, fue detenido el único superviviente, Nils Gustafsson y fue acusado del triple asesinato de sus amigos. Unos nuevos análisis de ADN revelaban que solo había restos de cuatro personas y no se encontró ADN de una quinta. Se esgrimió como argumento incriminatorio que realizó tal acto tras un ataque de celos contra su novia Maili Björklund, la cual fue la víctima contra la que el asesino más se ensañó, llegando a ser acuchillada incluso después de muerta. Por su parte, la otra pareja de jóvenes no sufrió la misma brutalidad en sus asesinatos. Además, en la escena del crimen, el cuerpo de Maili y el de Nils quedaron sobre la tienda de campaña, mientras que la otra pareja quedaba sepultada bajo la misma.

La defensa del acusado se basó en que debido a las heridas que tenía no habría podido asesinar a ninguna de las personas presentes. El 7 de octubre de 2005 Gustaffsson era declarado inocente y liberado de los cargos.

Esta historia conmocionó a la ciudad de Espoo y ha quedado grabada en la memoria de los habitantes. De esta forma, la banda Children Of Bodom tomó el nombre de estos sucesos. Cabe destacar que ninguno de sus componentes vivieron el momento de los asesinatos, sino que nacieron unas décadas más tarde. Alexi Laiho, fundador de esta banda no solo se inspiró los crímenes para su grupo, sino que había nombrado a su nuevo proyecto musical (2020) Bodom After Midnight, como otra canción de Children Of Bodom. Desgraciadamente, este proyecto se ha truncado demasiado rápido debido a la prematura muerte de Alexi Laiho. Sin embargo, podremos disfrutar de unas grabaciones asociadas a este proyecto en 2021.

Otros datos de interés

En 2016 se publicó una película llamada Lake Bodom.

El 8 de enero de 2021, la banda de folk metal Korpiklaani publicó un nuevo single basado en este suceso, llamado Niemi.

Bibliografía

Bodom Murder Trial Concluded Thursday. (s.f.). Yle Uutiset. Recuperado 10 de enero de 2021, de https://yle.fi/uutiset/osasto/news/bodom_murder_trial_concluded_thursday/5218799

Helsingin Sanomat – International Edition – Metro. (2007, junio 28). https://web.archive.org/web/20070628204433/http://www.hs.fi/english/article/Court%20finds%20Gustafsson%20not%20guilty%20of%201960%20Bodom%20Lake%20triple%20murder/1101981204857

Helsingin Sanomat – International Edition – Metro. (2014, marzo 13). https://web.archive.org/web/20140313182215/http://www.hs.fi/english/article/1101980703677

Imgur. (s. f.). The Lake Bodom murders – Storytime post. Imgur. Recuperado 10 de enero de 2021, de https://imgur.com/gallery/ToNes

Serena, K. (2019, enero 10). Three Teens Died In The Lake Bodom Murders And 60 Years Later, The Killer Remains Uncaught. All That’s Interesting. https://allthatsinteresting.com/lake-bodom-murders

Cato Major: Carthago Delenda Est! – Ex Deo, Catón y Cartago

Ex Deo es una banda canadiense de Death metal melódico que basa sus letras en la historia de Roma. El título de la canción que analizaremos hoy es Cato Major: Carthago Delenda Est, que pertenece al disco The Immortal Wars, publicado en 2017. Nos encontramos ante un disco conceptual basado en las guerras púnicas. El título de la canción escogida es una verdadera declaración de intenciones: «Catón el Viejo: Cartago debe ser destruida». Con esta premisa comienza una canción a modo de discurso del propio Catón hacia el senado romano en el que alienta a la destrucción de Cartago.

Ex Deo. Fuente: Encyclopaedia Metallum.

“I call Cato to the Senate floor”

Con la llamada a Catón a hablar en el senado comienza la canción. Esta primera frase está rodeada de un ambiente digno de una película de Hollywood, con redobles de caja, evocando la imagen de nuestro protagonista en el centro de la sala y dando comienzo a su discurso diciendo «Solo hay un único camino, ¡Cartago debe ser destruida!». Tras esto la canción rompe y se desarrollan el resto de estrofas. De momento dejaremos la destrucción de Cartago para más adelante.

Catón y la segunda guerra púnica

El nombre de nuestro protagonista es Marco Porcio Catón, conocido como el viejo, el mayor o el censor, por su labor en el desempeño del cargo. Además de ser político también fue escritor y militar. Centrémonos en este último aspecto.

Threat feeds the lies to kill the bloodline
Ideals of Rome, the idea of prosperity
Freedom (freedom), freedom (freedom), guides me through the heart

I am a soldier of Rome
I am descendant of Mars
I am the son of Jove
The son of Jove

Catón combatió en la segunda guerra púnica y la banda utiliza este hecho como introducción en el discurso. En él se presenta como un soldado de Roma, hijo de Marte (dios de la guerra) y de Júpiter. Durante esta contienda luchó en Tarento, Metauro (batalla en la que murió Asdrúbal Barca) y África.

Mapa de los movimientos en la segunda guerra púnica. En círculos azules los lugares en los que participó Catón. Editado de Wikipedia.

Hannibal, great general of the Carthaginian hordes
Barbarian, this is your final stand

How dare you invade our lands, and break the treaty
A thousand miles away, a forgotten reign

La canción continúa con un mensaje hacia los cartagineses y hacia Aníbal, hermano de Asdrúbal, quién sustituyó al último frente al ejército cartaginés. Catón también recuerda al pueblo cartaginés que rompieron el Tratado del Ebro, en el que se establecía que los cartagineses no podían expandirse hacia el norte del río y los romanos hacia el sur. Cuando los cartagineses sitiaron la ciudad de Sagunto, que no se encontraba al norte del río, se desencadenó la segunda guerra púnica. Ello se debió a que esta ciudad era aliada de Roma. Este enfrentamiento mantuvo a cartagineses y romanos en guerra durante diecisiete años (218-201 a. C.) y terminó tras la Batalla de Zama y la capitulación de Cartago.

La derrota cartaginesa supuso la reducción de la flota, la pérdida de territorios fuera de África y el pago de reparaciones de guerra, entre otras condiciones. El tratado podría haber anulado a Cartago, pero no fue así, pues la ciudad volvió a tener una gran prosperidad económica.

Carthago delenda est

Esta prosperidad económica fue advertida años más tarde, en el 157 a. C., por el propio Catón, quien tuvo que hacer de mediador entre Cartago y Masinisa, que se encontraban en conflicto. La embajada que envió Roma quedó impresionada por la riqueza de la ciudad y el aumento de la población. Ante el peligro que suponía esta situación, el ya anciano Catón terminaba todos sus discursos con la coletilla «Por lo demás, opino que Cartago debe ser destruida». En latín esta frase que solía decir es Ceterum censeo Carthaginem esse delendam. Sin embargo, por mucho tiempo se pensó que la locución correcta era Carthago delenda est, la cual ha llegado hasta nosotros atribuyéndola de forma errónea a nuestro protagonista.

Busto atribuido a Catón el viejo. Fuente: Wikipedia.

Plutarco cuenta lo siguiente: al dar a conocer su opinión sobre cualquier asunto, añadía a lo dicho lo siguiente: «Me parece bien que Cartago no exista». Pero, en sentido contrario, Publio Escipion, llamado Nasica, siempre terminaba diciendo y declarando: «Me parece bien que Cartago exista». En el senado se dio el debate de qué hacer con la ciudad, por una parte, la prosperidad de Cartago suponía una amenaza para los romanos, por otra parte, los defensores de no entrar en guerra afirmaban que Roma necesitaba de enemigos fuertes para que los romanos no se descuidaran en su soberbia.

Rise General Scipio and lead us to victory!
“Mars is by our side. Raise your gladius. As we are the light, they are the darkness. For this republic, for honor, we are Romans!”

La destrucción de Cartago fue la última empresa política de Catón e incluso murió sin ver cómo se llevaba a cabo. Plutarco narra que Catón profetizó que la guerra terminaría con un hombre, joven entonces, que servía en el ejercito como tribuno militar y mostraba acciones de prudencia y audacia en los combates. Cuando se dieron a conocer estos hechos a Roma, afirman que al enterarse Catón dijo: Sólo él tiene una mente sagaz, los demás vagan por allí como sombras.

Y más o menos ocurrió de esta forma pues tres años después de su muerte Escipión Emiliano culminó la campaña con la destrucción de la ciudad en el año 146 a. C.

Cuenta Apiano que Escipión lloró al ver la ciudad arder y realizó una oración lamentando el destino de Cartago, comparándolo con Troya y reflexionando sobre la posibilidad de que ocurriera algo similar a Roma.

Bibliografía:

Apiano – Guerras Púnicas. (s. f.). Recuperado 29 de noviembre de 2020, de http://www.anarkasis.net/Apiano/guerras-punicas.html

Cabeza, G. F. (1990). El Período de las primeras guerras púnicas. Akal.

Goldsworthy, A. (2019). La caída de Cartago: Las Guerras Púnicas, 265-146 A.C. Grupo Planeta.

Little, C. E. (1934). The Authenticity and Form of Cato’s Saying «Carthago Delenda Est». The Classical Journal, 29(6), 429-435. JSTOR.

Martínez-Pinna, J., & Domínguez, D. P. (2016). Breve historia de las Guerras Púnicas. Ediciones Nowtilus S.L.

Plutarco. (2016). Vidas paralelas IV: Aristides – Catón. Filepemén – Flaminino. Pirro – Mario. RBA Libros.