Archivo de la categoría: Canciones con historia

Nanking – Exodus y la Violación de Nankín

En el año 2010 Exodus publicó su noveno álbum de estudio Exhibit B: The Human Condition. Un álbum en el que se mezcla política, guerra o muerte y nos enseña el lado más crudo y oscuro de la condición humana. Antes de abordar el tema de la canción que hemos escogido merece la pena que nos centremos en la propia portada del disco que se aprecia en el video a continuación. La portada se trata de un «Hombre de Vitrubio» convertido en un esqueleto que porta armas en sus manos, una biblia e incluso un chaleco bomba. Una portada que trata de mostrar este lado más retorcido del ser humano, en palabras de Gary Holt (guitarrista y compositor de Exodus): la obra de arte representa al hombre y su afinidad por el derramamiento de sangre, la ignorancia y la capacidad general para ser llevado como ovejas al matadero.

La canción que analizaremos a continuación es «Nanking» , que trata sobre lo que se conoce como «la Violación de Nankín», un episodio ocurrido durante la Segunda guerra sino-japonesa.

Sadistic soldiers of the rising sun
1937’s when the rape had begun
The ancient city fell under imperial rule
By an engine of war and lust, savage and cruel

La primera estrofa comienza dirigiéndose a los soldados japoneses «soldados del sol naciente» a los que tilda de sádicos y nos dice que en 1937 comenzó la «violación». Las causas de esta guerra fue la política imperialista japonesa tras la Primera guerra sino-japonesa. Después del incidente de Mukden en 1930, la región de Manchuria pasó a manos japonesas en 1934 y desde ahí iniciaron una política destinada a consolidar posiciones en el norte de China, lo que aumentó la tensión entre ambos gobiernos. En 1937 se produjo el incidente del Puente de Marco Polo cerca de Pekín que dio lugar a una serie de pretextos para iniciar una guerra y precipitar las acciones de Japón sobre China. En julio de ese mismo año las tropas japonesas comenzaron una guerra de conquista que se dirigió hacia Nankín, ciudad protagonista de nuestra canción y capital de China en ese momento.

La estrategia japonesa se basó en asestar un gran golpe a Nankín y forzar la rendición china. Esta ciudad destaca por ser relativamente vulnerable debido a su posición geográfica ya que se encuentra encajada en un recodo del río Yangtsé y está rodeada de agua.

Localización de Nankín. Fuente: Google maps.

Assembly line efficiency of killing machines
Unbridled fury of the sick and obscene
Systematic sexual degradation
The more perverse the greater exaltation

El camino hacia la capital comenzó a finales de noviembre y en pocas semanas el ejército japonés arrasó con las poblaciones adyacentes a Nankín. El 7 de diciembre los japoneses se encontraban a las puertas de la ciudad y el 13 ya habían penetrado en ella comenzando el horror que describe la canción.

La entrada a Nankín

El ejército japonés entró a la ciudad con la siguiente orden: Todos los prisioneros de guerra han de ser ejecutados. Método de la ejecución: dividir a los prisioneros en grupos de a doce. disparar a matar por separado. Sin embargo, había un problema y es que en la ciudad quedaban más de medio millón de civiles y un ejército de en torno a 90.000 soldados chinos frente a los 50.000 del ejército japonés.

La orden de asesinar a todos los prisioneros podría haberse debido a que eran bocas que alimentar y que la supervivencia de estos podría suponer sublevaciones y altercados. Para poder llevar a cabo las ejecuciones los japoneses optaron por engañar a los que se rendían con la falsa promesa de mantenerlos con vida. Sorprendentemente para los japoneses, los soldados chinos apenas mostraron resistencia y se rindieron con facilidad, entregando sus armas y aceptando la derrota. Poco a poco el ejército japonés fue eliminando a los soldados. La mayor matanza ocurrió junto a la montaña Mufu, en el que fueron ejecutadas 57.000 personas en su mayoría soldados, aunque también civiles.

Nowhere to hide, nowhere to run
They turned the waters of the Yangtze red with blood
Cast aside and brutalized
Terrific horror made to terrorize

Tras la rendición en masa de los soldados, el día 13 de diciembre la ciudad había capitulado definitivamente. Los japoneses ocuparon los edificios gubernamentales y comenzaron los saqueos, violaciones y el exterminio de civiles.

En los primeros días tras la conquista mataron a civiles aleatoriamente y en cualquier sitio de la ciudad disparando cuando se les antojaba. Por la ciudad corrían los ríos de sangre y los ciudadanos no podían escapar de ese horror. Como dice Exodus «Ningún lugar para esconderse, ningún lugar para correr» ya que no solo asesinaron civiles en las calles sino que el ejército japonés fue casa por casa investigando que no hubiera soldados escondidos. No solo los civiles de la ciudad eran asesinados sino también los de las poblaciones que se encontraban alrededor de Nankín ya que los japoneses disparaban a cualquier joven chino bajo el pretexto de que podían ser antiguos soldados. Los cuerpos de tantas personas se fueron apilando junto al río llegando a teñirlo literalmente de rojo, circunstancia que también recoge la banda en el estribillo de la canción «enrojecieron las aguas del Yangtsé con sangre».

Cuerpos de víctimas junto al río Quinhuai, afluente del Yangtsé, a las afueras de Nankín. Fuente: Wikipedia.

Bestial and violent, six weeks of suffering
So black was the day they marched through the gates
Their fate was beckoning

La masacre de Nankín acababa de empezar y se desarrollaría a lo largo de seis semanas. «Bestial y violento, seis semanas de sufrimiento» continúa el estribillo. Par diciembre de ese año la mitad de la población había huido de la ciudad (pasó de un millón a unas 500.000 personas) y los que quedaron, en muchos casos, eran civiles de las comarcas de alrededor de Nankín que esperaban que la ciudad les protegería. Muchos civiles chinos recibieron a los japoneses con júbilo pensando que así obtendrían el perdón de los invasores y podrían proseguir con sus vidas. Sin embargo, desde el momento en el que tomaron la ciudad, los crímenes se fueron perpetrando indiscriminadamente.

Las torturas

Tanks ran over men nailed to boards
Decapitations with an officer’s sword
Gang rape of women, both the young and the old
Frozen to death in waters ice cold

Disembowelment, some are buried alive
Suicide’s preferred for those who survive
The stench of corpses everywhere in the streets
Dogs feast on the rotting meat

Matar se convirtió en un juego para los soldados japoneses y Exodus nos narra en estas estrofas algunos de los métodos que utilizaron para asesinar y torturar a la población. Uno de ellos fueron los entierros prematuros por los que los soldados japoneses obligaban a los cautivos a cavar una fosa, otro grupo enterraba al primero, el siguiente al segundo grupo y así sucesivamente «Muchos eran enterrados vivos». Los japoneses alargaban la agonía de los civiles agonía con enterramientos parciales hasta el pecho o la cabeza. El destino de estos enterrados era servir de diana o ser atropellados por tanques.

Civiles chinos siendo enterrados vivos. Fuente: Wikipedia.

Los blindados también se utilizaron para atropellar a prisioneros que clavaron en tablas a lo largo de la ciudad «Los tanques atropellaron a los hombres clavados en tablas». Por supuesto, también mutilaron a estos prisioneros con bayonetas, sables o agujas.

También fueron quemadas vivas una gran multitud de personas, así como la muerte por hielo, en la que obligaban a los civiles a realizar agujeros en el hielo del río y a meterse en el agua para ser inmediatamente acribillados «Congelados hasta la muerte en aguas heladas».

La última estrofa también nos habla de perros que «se dan un festín con carne podrida» aunque la realidad es más aterradora, pues una de las torturas era precisamente ser despedazados por perros de presa.

Las violaciones

Thousands forced into prostitution
So many years and still no restitution
The carnage of Carthage so easily outdone
Add all the blood you get 1200 tons

En esta estrofa se habla de las violaciones que sufrieron las mujeres. Probablemente esta sea una de las mayores violaciones en masa de la historia, se estima que entre 20.000 y 80.000 mujeres fueron violadas. Sin embargo, los datos estadísticos no sirven para medir el horror vivido durante estas seis semanas.

Los soldados japoneses violaron sin distinción de clases sociales, en muchas ocasiones hasta la muerte. En los registros que hacían casa por casa exigían dinero y «chicas jóvenes» por lo que la vida en Nankín tenía un doble peligro para las mujeres: el de quedarse dentro de la ciudad y ser vendida por sus propias familias o el de huir hacia la zona de seguridad exterior y ser interceptadas en el camino.

Las mujeres chinas fueron violadas en cualquier parte y a cualquier hora: en plena calle, a la luz del día sin que nadie interviniera. Tampoco había distinción de edad, muchas mujeres ancianas fueron atacadas sexualmente hasta la muerte y, si apenas hubo respeto por las ancianas, lo peor se lo llevaron las niñas de la ciudad. Estas últimas no solo eran violadas sino que también mutiladas o cortadas por la mitad tras el acto sexual.

La violación de mujeres con frecuencia venía acompañada de la masacre de familias enteras y muchas de estas mujeres fueron forzadas a la prostitución como explica la canción.

Esta misma estrofa termina haciendo una comparación entre el destino de Nankín y el de Cartago tras la tercera guerra púnica (del que ya hablamos aquí).

Conclusión

Massacre removed from history books
No mention of men hung from iron hooks
All counter to the rules of war
They made a city an army’s whore

Los datos de esta masacre y violaciones se han adulterado a lo largo de los años y diversos estudios arrojan cifras muy dispares. Por un lado, algunos autores japoneses dan cifras inferiores a 200.000 asesinados, llegando incluso a la cifra de menos de 3.000 personas. Algunos estudios chinos dan cifras superiores a 400.000 personas asesinadas.

No obstante, lo interesante de esta circunstancia es que mientras se producía este fatídico acontecimiento, la prensa norteamericana era bien informada. Por lo que los japoneses decidieron poner a funcionar un aparato propagandístico para influir en la opinión pública en vez de exigir a sus tropas que cesaran la masacre. En Shangai se podía leer el titular «La armoniosa atmósfera de la ciudad de Nankín rezuma bienestar», dónde se afirmaba que «el Ejército Imperial entró en la ciudad, envainó las bayonetas y estrechó las múltiples manos agradecidas para examinarlas y curarlas». Esta propaganda no sirvió de mucho y antes de que terminara la II Guerra Mundial, comenzaron los juicios contra los generales japoneses que permitieron tales atrocidades y que se prolongaron hasta 1946. Estos procesos judiciales resultaron en condenas de muerte para una serie de altos cargos aunque no todos los implicados (incluidas la familia imperial y el propio Hirohito) fueron condenados.

Juicio en el Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente. Fuente: Wikipedia.

El final de la canción es un canto hacia lo desapercibida que ha pasado esta historia en la memoria colectiva. Si bien es cierto que para China es un episodio muy relevante, los japoneses tratan de mantenerlo oculto y para lo que se conoce como «occidente» esta historia apenas aparece en los libros.

Posiblemente las torturas que se cometieron en Nankín no se alejen de la barbarie nazi que todos conocemos. Por el contrario, el mundo occidental apenas toma conciencia de algo que no considera suyo o que considera lejano y es posible que de ahí venga la queja de la propia banda cuando habla de una «masacre eliminada de los libros de historia» e incluso llegan a sentenciar con un «convirtieron una ciudad en la puta de un ejército» mostrando con ello cómo se le ha dado la espalda a esta historia y criticando el lado más oscuro de la condición humana.

Bibliografía:

Chang, I. (2017). La violación de Nanking: El holocausto olvidado de la Segunda Guerra Mundial. Capitán Swing Libros.

Lai, B. (2018). Chinese soldier vs japanese soldier: China 1937–38. Bloomsbury Publishing.

Paine, S. C. M. (2005). The sino-japanese war of 1894-1895: Perceptions, power, and primacy. Cambridge University Press. Whitehurst,

G. W. (2020). The china incident: Igniting the second sino-japanese war. McFarland.

Sängerkrieg – In Extremo y la lucha por la música

No es la primera vez que hablamos de In Extremo en este blog, y es que la relación de este grupo de folk metal alemán con la historia es mucho más profunda de lo que pueda parecer inicialmente, y estamos seguros de que no tardarán en volver a estas páginas. En esta ocasión los traemos para realizar con ellos un viaje que nos va a llevar a un acontecimiento que no sabemos si es histórico, pero que sin duda es un acontecimiento de la historia de la música: el Saengerkrieg o Wartburgkrieg.

Sængerkrieg es el segundo tema del álbum que lleva el mismo nombre, Sængerkrieg (2008).

Para ello nos trasladamos al siglo XIII, a la región alemana de Turingia. Por aquel entonces lo que hoy conocemos como Alemania era un territorio completamente fragmentado en distintos estados, la mayor parte de ellos regidos por una especie de príncipe que recibía el título de Landgrave. Pues bien, el Landgrave de Turingia a inicios del siglo XIII fue Hermann I, nieto por parte de madre de Federico I Barbarroja.

Hermann I de Turingia. Fuente: Wikimedia.

Hermann I había nacido en torno al año 1155, sus primeros años y la forma en que llegó al poder son algo confusos y se tienen pocas certezas, pero para 1197 ya era Landgrave. Lo que sí se sabe de su actividad como gobernante es que fue un hombre culto, que protegió y patrocinó a artistas de toda clase, pero especialmente a músicos. Su afición por la música le llevó incluso a hacer alguna incursión en el campo, pues a él se atribuye la composición de himnos de música sacra.

Sin embargo, lo que lo trae aquí es un episodio concreto de su vida, la organización de lo que se llamó Sängerkrieg o Guerra de los cantores de Wartburg. Un episodio que aun despierta mucho debate entre historiadores, musicólogos y filólogos, pues existen serias dudas de su veracidad histórica.

El castillo de Wartburg fue la residencia y centro de poder de los Landsgraves de Turingia hasta el siglo XV. Fuente: Wikimedia.

El Sängerkrieg fue un concurso de ministriles (Minnesänger en alemán), una especie de juglares característicos de la Alemania medieval, que organizó Hermann I en su palacio de Wartburg a propuesta de uno de los poetas más conocidos del momento, Heinrich von Ofterdingen, y que pasó a la historia como un gran combate entre músicos. En realidad In Extremo no cuenta el acontecimiento como tal en su canción, sino que lo emplea para establecer un paralelismo entre aquella competición y la competencia que se da en la actualidad en la escena musical, y así lo deja claro desde el primer verso: Damals wie heute zanken die Barden (Entonces como ahora, los bardos se pelean).

No obstante, la canción sí que incluye algunos (pocos) elementos que aluden al acontecimiento. Así, sin ir más lejos, el segundo verso dice: Wie Walter und Neidhardt vor achthundert Jahren (Como Walter y Neidhardt hace ochocientos años). Se está refiriendo a Walther von der Vogelweide, el que está considerado el poeta en lengua alemana más importante de la Edad Media, y uno de los más importantes de la historia alemana, y que supuestamente habría sido uno de los contendientes en el concurso.

Miniatura de Walther von der Vogelweide en el Codex Manesse. Fuente: Universitäts-Bibliothek Heidelberg .

Pero es que son precisamente los participantes los que arrojan dudas sobre la veracidad de los hechos: las fuentes que se refieren a tal acontecimiento son en realidad de naturaleza literaria, lo cual ya dificulta su análisis y contextualización. Tal es el caso del Codex Manesse, una recopilación de canciones de amor del siglo XIV que recoge estos hechos. Además, en ellas aparecen poetas y músicos que sí que existieron y que, de acuerdo a la cronología, pudieron participar, como ocurre con Walther von der Vogelweide. Pero también se citan otros personajes que o bien son puramente ficticios o, por fechas, no pudieron coexistir con los demás citados.

En cualquier caso, según la leyenda, el concurso enfrentó a seis de los mejores poetas y juglares de la época y se prolongó durante meses, llegando incluso a valerse de trucos y engaños para hacerse daño los unos a los otros. Todos debían componer e interpretar loas a los nobles que les servían de anfitriones, pero sirviéndose de esas malas artes, algunos consiguieron que sus oponentes acabasen ofendiendo al Landgrave de Turingia. Así fue en el caso de Heinrich von Ofterdingen, que llegó a ser condenado a muerte pero logró la protección de la esposa del Landgrave conmutando su pena por un año de suspensión.

La propia canción de In Extremo dedica la mayor parte de sus versos precisamente a hablar de esa competencia sucia, llegando a comparar a los músicos con cerdos, y poniéndose ellos mismos como ejemplos de ambición y lucha por alcanzar la cima.

Otra de las cosas que hacen dudar de la veracidad de los hechos es la inclusión de elementos fantásticos, propios de la literatura de la época, como lo es la participación en el concurso de un hechicero, Klingsor, que llegó para sustituir a Ofterdingen tras su derrota, y que al parecer invocó a un demonio durante sus actuaciones para que continuase por él el duelo. Aunque el demonio fue derrotado por Wolfram von Eschenbach.

Miniatura del Codex Manesse en que aparecen el Landsgrave de Turingia y su esposa Sophia (arriba) y los seis participantes en el concurso junto al hechicero Klingsor (abajo). Fuente: Universitäts-Bibliothek Heidelberg.

Quizá a estas alturas hayas relacionado el nombre de Tannhäuser con estos hechos, y es que la ópera de Wagner que lleva por título su nombre ambienta su segundo acto precisamente en la Sängerkrieg de Wartburg (también cabe la posibilidad de que su nombre solo te sonase por la mención que se hace a la Puerta de Tannhäuser en la película Blade Runner). Sin embargo, Tannhäuser, a pesar de ser otro de los trovadores más conocidos de la Edad Media alemana, es algo posterior a estos hechos y no aparece citado en las fuentes. Fue Wagner quien estableció la relación entre las leyendas en torno a su figura y la leyenda de la Sängerkrieg de Wartburg.

En realidad resulta realmente complicado tratar de concretar algo o deducir alguna certeza en torno a esta competición musical, sin embargo la realidad es que la Sängerkrieg fue continuamente revisitada por la literatura posterior, y ya en la propia Edad Media algunos historiadores la dieron por cierta mientras otros la rechazaron. Y mientras tanto, quienes la relataban iban añadiendo nuevos detalles y cambios que hacen aun más difícil su interpretación. Quizá por ello en la canción de In Extremo se mencione esto para, en ese paralelismo con la actualidad, hablar de que no hay ganadores ni perdedores, porque ni siquiera en la leyenda podemos estar seguros de quién venció. De lo único de lo que podemos estar seguros es de que, como dice la canción: Ein Jeder singt sein eigen Lied / Auf der Wartburg hatten alle Platz. Cada uno cantaba su propia canción, pero había sitio para todos en Wartburg.

In Extremo. Fuente: Wikimedia.

Referencias:

  • Facsímil del Codex Manesse en la Universitäts-Bibliothek Heidelberg.
  • Muro Aristizabal, B. (2012). Der Sängerkrieg auf der Wartburg. El tema de la lid de los poetas y su recepción literaria en Novalis, E. T. A. Hoffmann, Friedrich de la Motte Fouqué y Richard Wagner (Tesis doctoral). Universidad del País Vasco.
  • Henken, J. «“O du mein holden Abendstern” de Tannhauser», en LAPhil.com.

Three ships of Berik – Therion y los godos

En el año 2004 la banda de sueca de metal sinfónico Therion publicó de forma simultánea sus álbumes Lemuria y Sirius B. Estos álbumes reúnen en sus letras una serie de tradiciones míticas de diversos pueblos (godos, griegos, aztecas, hindúes, egipcios, etc.). Nos centraremos en dos canciones del álbum Lemuria llamadas «Three Ships of Berik, Pt. 1: Calling to Arms and Fighting the Battle» y «Three Ships of Berik, Pt. 2: Victory!».

Jordanes told us the story,
Yes, of Berik!

La primera estrofa nos dice que «Jordanes nos contó la historia. Sí, de Berik» . Aquí ya aparecen los dos protagonistas de nuestra entrada: por un lado, Jordanes, quien nos va a contar una historia y, por otro, Berik que, según el título de la canción, sabemos que tenía tres naves.

¿Quién es Jordanes? Jordanes o Jornandes fue un historiador del siglo VI. La información que tenemos sobre este autor es incompleta y los detalles que se conocen de su vida se han extraído de sus propios textos, lo cual ha suscitado un amplio debate en torno a su figura. Uno de los problemas que plantea el autor es el de su origen, del que se debate si podría ser alano (por el trato de favor que recibe este pueblo en sus escritos) o godo (pueblo del que él mismo afirma proceder), además, sabemos que los miembros de su familia cumplían una función administrativa que, aunque a priori podía relacionarlo con los alanos, la realidad es que podrían haber desempeñado el mismo papel de haber tenido un origen godo.

Es posible que Jordanes participara en campañas contra Roma y Rávena bajo el mando de Guntigis aproximadamente en los años 538-540 y, posteriormente, tendría lugar su discutida «conversión». Para muchos autores esta conversión simplemente fue un paso del paganismo o del arrianismo al catolicismo. Otros autores piensan que fue una conversión espiritual y profunda que lo llevó a abrazar la vida monacal llegando a ser obispo de Crotona, aunque muchos autores consideran que nunca ostentó ese cargo.

Como se puede observar, la biografía de Jordanes arroja demasiadas dudas: alano o godo, religioso o seglar, obispo o monje… Sea como fuere, lo que podemos afirmar es que a mediados del siglo VI se encontraba en Constantinopla en un ambiente próximo al emperador Justiniano.

En cuanto a sus obras, solo han llegado hasta nosotros dos de ellas: una historia romana y la obra que nos atañe en esta entrada: Origen y gestas de los godos, tradicionalmente conocida como Getica, la cual fue escrita en torno al año 551.

Uno de los problemas de esta obra reside en que, en su prólogo, Jordanes presenta su historia como una compilación de la Historia de los godos de Casiodoro, la cual no ha llegado a nosotros. Esta situación ha suscitado un debate sobre la originalidad de la obra de nuestro autor.

A falta de la obra de Casiodoro, la historia de los godos de Jordanes constituye el primer intento de elaborar una historia nacional de un pueblo europeo que servirá de inspiración para la historia de los francos de Gregorio de Tours, la de los anglosajones de Beda o la de los longobardos de Pablo Diácono.

Berik the Gothic King:
“Gather all the Ostrogoths
And Visigoths!
Ride like an arctic storm
Across the world!”

En la siguiente estrofa nos habla Berig (Berik en la canción), quien lanza un mensaje para que ostrogodos y visigodos se pongan en marcha y «cabalguen como una tormenta ártica a través del mundo». Según Jordanes, Berig fue el rey con el que los pueblos godos salieron de un lugar llamado Escandía y tomaron tierra en un territorio llamado Gotiscandia. De este rey no tenemos información verídica y probablemente sea un rey mítico, pero a través de su figura, Jordanes narró el viaje de los pueblos godos que partieron de algún lugar de Escandinavia y entraron en contacto con el Imperio Romano.

El título de las dos canciones hacen referencia a este párrafo de Jordanes: «Los godos habían salido del interior de la isla de Escandía con su rey Berig a la cabeza, transportados solo en tres barcos hasta la costa del océano citerior, es decir, a Gotiscandia».

Escandía podría corresponderse con el territorio conocido como Götaland, una franja en la zona sur de la actual Suecia entre el estrecho de Kattegat y el mar báltico. Desde ahí saltaron al territorio de Gotiscandia, el cual se ha relacionado con el actual territorio polaco de Gdansk.

Mapa en el que aparece Götaland en verde y el Imperio Romano en lila. Fuente: Wikipedia.

La historia de las tres naves aparece poco después como explicación del parentesco entre los pueblos getas y gépidas, llamados estos últimos así, según Jordanes, porque una de estas tres naves fue más lenta. Una vez en el continente, marcharon contra ulmerugos, vándalos y los pueblos de alrededor, entre ellos los escitas.

Gather all the Gothic Tribes, all the sons of Berik
On three ships you sail away on a pagan crusade
Tyrants of the christian world fear you more than their God
Theoderik, gothic king: “Gog iste gothus est”

La siguiente estrofa habla de los «hijos de Berig» para referirse a los ostrogodos y habla de una «cruzada pagana» , el temor de los cristianos hacia sus conquistas y, por último, nombra a Teodorico como rey godo «Gog iste Gothus est».

Comencemos con los ostrogodos. Jordanes dedica la última parte de su obra a este pueblo. Según Jordanes los pueblos godos se dividieron poco antes de la llegada de los hunos en visigodos y ostrogodos: «Balamber, rey de los hunos, dirigió su ejército hacia la región de los ostrogodos, que estaban ya separados de los visigodos a causa de cierta disputa». Tras esta conquista, los ostrogodos quedaron bajo dominio huno hasta la muerte de Atila, momento que aprovecharon para retomar su dominio y expulsar a los invasores.

Tras esto, se suceden una serie de victorias y conquistas por parte de los ostrogodos hasta llegar al reinado de Teodorico, llamado el grande, a quien Jordanes dedica un verdadero panegírico en el que ensalza su figura como monarca y como heredero natural de la nobleza gótica y digno sucesor legítimo del imperio romano.

Moneda de Teodorico. Fuente: Wikipedia.

La canción nos habla de una cruzada pagana para hacer referencia a que los ostrogodos eran mayoritariamente arrianos. Esta última estrofa es bastante apocalíptica y está escrita desde la perspectiva del cristianismo católico y en ella aparecen los ostrogodos o los hijos de Berig como un pueblo que está arrasando el imperio y que van a imponer su religión.

La última frase de la canción es una locución latina atribuida a San Ambrosio de Milán «Gog iste gothus est». Esta expresión compara a los pueblos godos con Gog, un personaje bíblico apocalíptico que surgirá del reino de Magog para luchar contra el pueblo elegido y sobre el que Dios mandará destrucción. Según Ezequiel: «Enviaré fuego sobre Magog y sobre los que habitan con seguridad en las costas. Y sabrán que yo soy el Señor». Ambrosio unió de esta forma la historia de los godos a la Biblia, viendo a los arrianos como el mal que vendría a asolar la cristiandad y sobre el que caería un justo castigo.

La realidad es que Teodorico, aunque arriano, no trató de imponer sus creencias religiosas en los lugares que dominó. Su conquista comenzó desde el núcleo ostrogodo hacia Italia, lugar en el que derrotó a Odoacro (quien, a su vez, depuso al último emperador romano) y, más tarde, se convirtió en regente de Hispania. Debido a ello, las fronteras del Imperio romano de Occidente estaban prácticamente bajo su dominio. Gracias a estas conquistas Jordanes lo considera como el sucesor adecuado para ostentar la dignidad imperial.

Mapa con los territorios controlados directamente por Teodorico y sobre los que ejercía su influencia. Fuente: Wikipedia.

La segunda canción de Therion es un epílogo instrumental que representa las victorias de Teodorico como colofón final al viaje del pueblo godo desde tierras escandinavas supuestamente impulsado por Berig. Por su parte, la obra de Jordanes también tiene como punto álgido la llegada al poder de Teodorico y sus hazañas.

Concluye Jordanes de esta forma «Hasta aquí nuestro relato sobre los orígenes de los getas, la nobleza de los Ámalos y las hazañas de estos hombres valerosos. Esta raza tan encomiable se sometió a un príncipe más digno, si cabe, de alabanza, y a un valiente general, cuya gloria no será silenciada por los siglos ni las edades futuras, sino que tanto el emperador Justiniano como su cónsul Belisario recibirán los títulos de vencedores de los vándalos, los africanos y los getas».

Bibliografía:

Alonso-Nuñez, J. M. (1990). Jordanes y la emigración y fama de los godos. Memorias de historia antigua, 11, 215-218.

Christensen, A. S. (2002). Cassiodorus, jordanes and the history of the goths: Studies in a migration myth. Museum Tusculanum Press.

García, S. B. (2000). Jordanés y la problemática de la Gética. Memorias de historia antigua, 21, 49-71.

Jordanes. (2001). Origen y gestas de los godos. Cátedra.

Sagrada Biblia: En latín y español, con notas literales, críticas e históricas, prefacios y disertaciones, sacadas. (1832). Galvan.

Wolfram, H. (1990). History of the goths. University of California Press.

Rainbow Warrior – Un barco y mucho heavy metal ecologista

En 1991 el grupo de heavy metal argentino Rata Blanca publicó su tercer álbum titulado Guerrero del arco iris, que incluía en sexto lugar una canción homónima con un claro mensaje ecologista. Apenas seis años después, la banda española Avalanch incluiría en su disco La llama eterna un tema titulado «Rainbow Warrior», traducción al inglés de Guerrero del Arco Iris pero que no era una traducción de la canción de los argentinos, sino un tema completamente nuevo.

La coincidencia en los títulos de ambos temas no se debía a ningún tipo de homenaje, sino una referencia común: el Rainbow Warrior, el buque insignia de la organización Greenpeace y un hito en la historia de los movimientos ecologistas.

La historia e imagen de Greenpeace ha estado siempre muy vinculada a sus barcos desde su propia fundación: en 1971 un grupo de activistas creó la plataforma «No Make a Wave Committee» con la intención de detener las pruebas nucleares que gobiernos como el de Estados Unidos o el de Francia estaban llevando a cabo. Su nombre se debía a la creencia que tenían de que dichas pruebas podían llegar a crear un maremoto.

Algunos de los primeros activistas de Greenpeace. Fuente: Greenpeace.

Incapaces de detener las pruebas, a una de ellos, la activista Marie Bohlen, se le ocurrió que solo con la presencia física en el lugar donde se fueran a realizar unas pruebas provocaría el impacto suficiente para salir en los medios y lograr detenerlas. Así que se pusieron manos a la obra para organizar un viaje en barco hasta el atolón de Amchitka, siguiente objetivo del gobierno estadounidense.

Para recaudar fondos organizaron una serie de conciertos en los que participaron de forma completamente altruista cantautores de la talla de James Taylor, Joni Mitchell o Joan Baez. Y de esta manera consiguieron el dinero necesario para embarcarse en el Phyllis Cormack, un pequeño barco de pesca que fue rebautizado en el viaje con el nombre de Green Peace (origen del nombre de la organización).

Algunos miembros de la expedición con el Phyllis Cormack detrás, ya rebautizado como Green Peace. Fuente: The New York Times.

En cierto sentido, el viaje fue un fracaso, los marineros eran gente sin experiencia alguna, y rápidamente fueron interceptados por la guardia costera. Sin embargo, el viaje tuvo una enorme repercusión mediática y provocó una oleada solidaria que llevó incluso a que civiles bloqueasen la frontera entre Canadá y Estados Unidos como protesta. Las pruebas se celebraron, pero el gobierno estadounidense se comprometió a no realizar nuevos ensayos

Había nacido Greenpeace como movimiento, pero, ¿dónde estaba el Rainbow Warrior?

Durante el viaje del Green Peace, la tripulación hizo una parada en la costa de Canadá, donde fueron acogidos por la tribu cree, un pueblo nativo americano que, por cierto, aparece mencionado en la canción «Run to the Hills» de Iron Maiden. Al enterarse de la misión de los tripulantes, los cree los relacionaron con una leyenda suya que decía que algún día la codicia del hombre blanco provocaría la muerte de los peces, la caída de las aves, el ennegrecimiento de las aguas y la caída de los árboles. La Tierra caería enferma, pero surgiría un grupo de personas que despertarían para crear un mundo nuevo, los Guerreros del Arco Iris. Los bendijeron y les entregaron una serie de símbolos totémicos para que tuvieran protección durante el viaje. 

La canción de 1991 de Rata Blanca precisamente gira en torno a esta leyenda de los indios cree, y la letra reproduce prácticamente su contenido.

Aquel encuentro causó tanto impacto entre los primeros activistas de Greenpeace, que cuando se fletó el primer buque de la organización en 1978, un barco de pesca que compraron en el Mar del Norte, decidieron rebautizarlo como Rainbow Warrior en recuerdo de la leyenda cree.

Sin embargo, la vida del Rainbow Warrior no fue muy larga: tras encabezar algunas de las primeras y más emblemáticas acciones de la organización, se convirtió en símbolo no solo de la ONG, sino del movimiento ecologista, así que se convirtió también en objetivo de ataques. El día 10 de julio de 1985 el Rainbow Warrior se hundió a causa de un atentado que sufrió a manos de los servicios secretos franceses. Con él se llevó también la vida del periodista Fernando Pereyra, única víctima mortal de la historia de Greenpeace.

El Rainbow Warrior hundido en el puerto de Auckland (Nueva Zelanda) tras el atentado. Fuente: La Vanguardia.

Cuatro años después, en 1989, Greenpeace adquirió un nuevo buque, esta vez un gran velero, al que rebautizaron de nuevo con el nombre de Rainbow Warrior, oficialmente el Rainbow Warrior II. La trayectoria de este barco en manos de los ecologistas fue más larga que la de su predecesor, y no terminó de forma tan traumática: en 2011 fue donado a la ONG humanitaria Friendship para servir de barco-hospital en el Golfo de Bengala.

El Rainbow Warrior II. Fuente: Wikimedia.

Pero el Rainbow Warrior sigue siendo el buque insignia de la organización porque aquel mismo año, en 2011, Greenpeace botó el primer barco construido expresamente para ellos: el Rainbow Warrior III, que se encuentra actualmente en activo. Durante el acto de botadura del nuevo navío la madrina del barco y activista de la ONG, Melina Laboucan-Massimo, que además es miembro de la tribu cree, leyó de nuevo la leyenda-profecía.

El Rainbow Warrior III. Fuente: Greenpeace.

En realidad ambas canciones están dedicadas a esa leyenda cree, pero ambas incluyen referencias directas a la organización y a sus barcos: el tema de Avalanch tiene un lenguaje muy poético, sin embargo incluye versos como «Nuestra armadura lleva símbolos de paz» que parecen referirse precisamente a dichos navíos. Y es que esos símbolos totémicos que el pueblo cree entregó a aquellos primeros activistas se han conservado siempre en todos los barcos de Greenpeace como símbolos de paz, protección y suerte.

Por su parte, en el propio videoclip oficial de Rata Blanca aparecían muchas imágenes de Greenpeace, y al final del video se hace una mención a la organización a través de un texto que termina con la dedicatoria: «Rata Blanca agradece a Greenpeace y dedica este tema a todos los que saben que el tiempo de los Guerreros del Arco Iris ha llegado». No es de extrañar que sea precisamente Rata Blanca, la que dedicase ese primer tema a la organización, pues la ONG ha tenido siempre una relación muy estrecha con Argentina, y de allí son buena parte de sus socios y activistas, aunque también muchos críticos.

Pero no son estas las únicas bandas de música que han tenido relación con la organización ecologista: grupos tan importantes como R.E.M., U2 o Queen colaboraron en el pasado con Greenpeace, y más recientemente grupos de heavy metal como Gojira han mostrado públicamente su apoyo.

Por cierto, Amchitka, ese atolón al que se dirigía la primera expedición, es hoy una reserva ornitológica, mientras que los restos hundidos del primer Rainbow Warrior hoy forman parte de uno de los arrecifes artificiales más grandes del mundo.

Restos sumergidos del Rainbow Warrior. Fuente: Sailing Roots.

Referencias:

  • Mompó, M. (2015). Rainbow Warriors. Historias legendarias de los barcos de Greenpeace. Pollen.
  • Brown, M. y May, J. (1989). Historia de Greenpeace. Raíces.
  • Hunter, R. (2005). Viaje a Amchitka. La odisea medioambiental del Greenpeace. El Viejo Topo.

Abigail – Motionless in White y las brujas de Salem

¡Es una bruja!

Motionless in White debutaron en el año 2010 con su álbum Creatures, la banda estadounidense de metalcore ya había publicado dos EP con anterioridad y este fue el primer álbum de larga duración. Este disco está dedicado a los fans de la banda, quienes se hacen llamar «criaturas», y, además, incluyeron fragmentos de letras enviadas por los propios seguidores de la banda.

El álbum abre con la canción «Abigail», que analizaremos a continuación. Se trata de un tema basado en una de las protagonistas de los famosos juicios de Salem, Abigail Williams quien, de forma intencionada o no, comenzó un movimiento contra las brujas de esa ciudad.

La ciudad de Salem (Massachusetts) fue fundada por puritanos, los cuales pertenecían a una corriente calvinista que deseaba purgar Inglaterra de católicos. Sus ideales no eran bien vistos en la corte y pronto se establecieron en Massachusetts, donde pudieron forjar una ciudad de acuerdo a sus ideales.

En 1689, al reverendo Samuel Parris se le asignó Salem Village y se estableció allí con su mujer Elisabeth, su hija Betty de nueve años, su sobrina Abigail de once y dos esclavos amerindios traídos del Caribe, John y Tituba.

Los síntomas de la hechicería

En el invierno de 1691-1692, las niñas pasaban largos ratos con Tituba, quien contaba historias y hacía pequeños trucos de magia. En ese mismo invierno, las muchachas comenzaron a tener comportamientos extraños que derivaron en lo que se conoce como histeria, una afección psicológica que puede provocar convulsiones y trastornos sensoriales.

Burn baby burn
She’s a witch, she’s a witch and I’m a heretic
So, learn baby learn
She’s a witch, she’s a witch and I’m a heretic so, learn

¿Qué ocurrió para que las dos niñas comenzaran a desarrollar estos síntomas? Quizás la presión psicológica que existía al enfrentarse a la dicotomía de disfrutar de la magia y la certeza de que su comportamiento era impuro, pensamiento inculcado a través de los sermones del reverendo. Sea como fuere, en ese invierno, las niñas comenzaron a sufrir ataques que no podían llegar a curar. Durante unas semanas se les trató de administrar ciertos remedios curativos sin éxito por lo que consultaron con varios médicos hasta que uno de ellos, William Griggs, afirmó que se encontraban «bajo una mano maligna». Los rumores pronto corrieron por Salem y los vecinos concluyeron que las niñas estaban hechizadas.

Esta primera estrofa de la canción muestra el sentimiento entre la acusación de brujería que hicieron las niñas y el sentirse ellas mismas como herejes, al haber disfrutado de magia y actos impíos. «Ella es una bruja y yo soy una hereje».

Tituba haciendo magia y las niñas, Alfred Fredericks, s. XIX. Fuente: Wikipedia.

Al día siguiente de la visita del médico, los Parris salieron de casa y, mientras tanto, Tituba trató de realizar un remedio casero consistente en un pastel horneado con orina de las niñas que dio de comer al perro, un contrahechizo en toda regla. Cuando los Parris regresaron, encontraron a Betty y Abigail peor que nunca y ellas afirmaron haber visto formas de personas reales que las pellizcaban y golpeaban. Ese mismo día, otras dos niñas se vieron afectadas: Ann Putnam y Elizabeth Hubbard, sobrina del Dr. Griggs.

En un principio el párroco se negó a pensar que estuvieran embrujadas pero el rumor de la existencia de un maleficio que había caído sobre Salem se extendió rápidamente y comenzaron los interrogatorios a las niñas para descubrir el origen del hechizo.

Al proseguir los síntomas, tanto Betty como Abigail culparon a Tituba de sus dolores por culpa del encantamiento hecho con el pastel. Aquí tendríamos a la primera culpable, pero, ¿quiénes eran los seres invisibles que hacían daño a las niñas? Los padres de Betty quisieron respuestas y ellas, nerviosas por la situación y escuchando las especulaciones que los vecinos y su familia hacían sobre el tema, decidieron señalar a dos personas más: Sarah Good y Sarah Osborne.

Probablemente esta acusación tuviera más que ver con una presión sufrida por las niñas en los interrogatorios y las sugerencias de los propios interrogadores que con la realidad. ¿Por qué se acusó a estas personas? Las tres mujeres encajaban con el perfil de bruja que existía en el imaginario popular: Tituba, una india de naturaleza impía; Sarah Good, una mendiga problemática que gruñía entre dientes y estaba marginada, y Sarah Osborne, una mujer que rompía las reglas morales de la época y que apenas aparecía por la iglesia.

Los juicios

Oh, Abigail how could you do this to us?
You were a product of lust (product of lust)
And now this rope on my neck stopped all the blood to my head
So, now Salem please save me (Salem please save me)

La siguiente estrofa cambia de protagonista y pasa de Abigail a una de las acusadas que pregunta a la niña el motivo de que la haya acusado. Todo esto mientras se encuentra con la soga al cuello. ¿Cuál fue el destino de las tres acusadas?

El día 29 de febrero, los magistrados emitieron órdenes de arresto para las tres mujeres, quienes debían estar en el ordinario de Ingersoll en Salem Village para ser interrogadas a las diez del día siguiente.

Tituba, Good, Osborne, ¿sois vosotras?

En el interrogatorio, tanto Osborne como Good negaron estar vinculadas a ningún «espíritu maligno», así como hacer daño a los niños de Salem. Sin embargo, en este momento comienzan a bailar las acusaciones, pues Sarah Good culpó a Sarah Osborne de hacer daño a los niños siendo negado por la última. Sin embargo, el testimonio más significativo es el de Tituba, pues afirmó lo siguiente:

  • Pregunta: Tituba, ¿con qué espíritu maligno estás familiarizado?
  • Tituba: Ninguno.
  • Pregunta: ¿Por qué lastimas a estos niños?
  • Tituba: No les hago daño.
  • Pregunta: ¿Quién es entonces?
  • Tituba: El diablo debería saberlo.
  • Pregunta: ¿Nunca vio al diablo?
  • Tituba: El diablo se me acercó y me pidió que lo sirviera.
  • Pregunta: ¿A quién has visto?
  • Tituba: Cuatro mujeres a veces lastiman a los niños.
  • Pregunta: ¿Quiénes eran?
  • Tituba: Goody (Goodwife) Osborne y Sarah Good y no sé quiénes eran los otros. Sarah Good y Osborne querían que lastimara a los niños […]

Incluso Tituba afirmó que había lastimado a los niños porque se sentía amenazada por esta presencia y se arrepentía de hacerlo. Además, afirmó que estaba obligada a servir a un hombre de negro por seis años al que firmó un libro con sangre. En este libro se encontraban las marcas de Sarah Good y Sarah Osborne. Tras este testimonio, las tres mujeres fueron encarceladas inmediatamente a la espera de juicio.

Pese a tener a las «brujas» bajo control, el estado de las niñas no solo no mejoró, sino que otras personas comenzaron a tener los mismos síntomas. En Salem comienza una histeria colectiva y las acusaciones de brujería sin control, algunas de ellas motivadas por rencillas personales.

Los primeros meses no pudieron realizarse veredictos puesto que Salem estaba negociando con Inglaterra una nueva carta de derechos, por lo que la actividad política estaba suspendida. Debido a esta circunstancia, las primeras acusadas pasaron largo tiempo en la cárcel. Una de las consecuencias de la larga estancia entre rejas fue que Sarah Osborne, la mayor de las acusadas, murió en prisión el 10 de mayo.

Wish upon the stars, but they won’t save you tonight
God has forsaken thee to hell, we’re going to hang from the sky
Feel the weight of the stones crush hard on your chest
Confess, confess before you run short of breath
Confess, confess here for your sins

It’s not on a ship we’ll meet again Abigail
But, in hell…
I’ll see you when we both meet in hell

El 14 de mayo llegó el nuevo gobernador, William Phips, que creó una corte especial para dirimir todos los asuntos relacionados con la brujería. En junio comienzan a darse las primeras condenas a muerte por brujería. A Sarah Good le llegó su turno el 19 de julio de ese mismo año, junto con otras cuatro condenadas.

Probablemente sea ella (o el conjunto de condenadas) quien habla a Abigail desde el cadalso antes de morir por su testimonio. Al parecer las palabras de Sarah Good fueron una amenaza hacia el reverendo que le instó a confesar sus crímenes: «Eres un mentiroso», espetó. «No soy más bruja que mago tú y, si me quitas la vida, Dios te dará a beber sangre».

Aunque la canción insta a la acusada a confesar, en realidad no lo hizo, y Motionless in White pone en boca de la acusada una amenaza dirigida a Abigail: «Te veré cuando los dos nos encontremos en el infiero».

Brujas siendo colgadas, 1655. Fuente: Wikipedia.

Nos falta una de las acusadas, ¿cuál fue el destino de Tituba? Se retractó y permaneció un año en la cárcel. Sorprendentemente, no fue juzgada y, al parecer, una persona pagó su fianza y la compró como esclava, tanto a ella como a John. Por lo que ambos abandonaron Salem y no volvieron nunca más.

De la vida posterior de Abigail Williams tampoco se conoce mucho más, sin embargo, sus problemas psicológicos conllevaron al encarcelamiento de ciento cincuenta personas, la ejecución de diecinueve acusados en la horca (catorce mujeres y cinco hombres), la muerte en prisión de siete personas y un muerto tras ser torturado que se negó a testificar contra su mujer. El número total de muertos fue de veintisiete personas. Debido a esta caza de brujas y cruces de acusaciones, muchos vecinos decidieron dejar Salem y comenzar una nueva vida en otro lugar.

Posteriormente, los propios jueces pidieron perdón por estos juicios. ¿Cómo pudo un pueblo contagiarse de esta histeria y comenzar una caza de brujas? Las protagonistas de nuestra historia sí padecían una patología que no sería conocida hasta mucho más tarde. Probablemente, el ambiente creado por los puritanos y sus creencias fomentara que existiera una atmósfera angustiosa en el que las mentes de muchas personas fueran altamente sugestionables y existiesen miedos y recelos entre vecinos. Otra explicación que se ha intentado dar es la posible contaminación de centeno con un hongo que tiene la propiedad de provocar alucinaciones, el cornezuelo.

Sea como fuere, los juicios de Salem se han convertido en un relato con una grandísima influencia a lo largo de la historia. Las referencias a estos procesos las podemos encontrar en casi todas las artes, sobre todo en cine y televisión. ¿Quién no recuerda a Salem, ese gato negro que vivía con Sabrina?

Bibliografía:

Duhoux, J. (2017). El juicio de las brujas de Salem: El diablo coloniza América. 50Minutos.es.

Goss, K. D. (2018). Documents of the salem witch trials. ABC-CLIO.

Pavlac, B. A. (2009). Witch hunts in the western world: Persecution and punishment from the inquisition through the salem trials. ABC-CLIO.

Roach, M. K. (2004). The salem witch trials: A day-by-day chronicle of a community under siege. Taylor Trade Publications.

Rosenthal, B. (1995). Salem story: Reading the witch trials of 1692. Cambridge University Press.

Montségur – Iron Maiden y el fin de los cátaros

At the gates and the walls of Montségur
Blood on the stones of the citadel

Así es el estribillo de la cuarta canción del álbum Dance of Death de Iron Maiden, una canción que según se ha citado en algunas publicaciones fue concebida por Bruce Dickinson durante unas vacaciones al sur de Francia, muy cerca de la fortaleza que da nombre a la canción, Montsegur.

La canción deja claro desde el principio que trata de una masacre, describiendo en sus primeras estrofas un espacio desolado en el que se ha llevado a cabo una matanza:

I stand alone in this desolate space
In death they are truly alive
Massacred innocence, evil took place
The angels were burning inside

Bruce Dickinson habla en primera persona, describiendo lo que observa en las ruinas, conocedor de lo que allí ocurrió, y en los siguientes versos se pregunta los motivos que llevaron a tal masacre:

Centuries later I wonder why
What secret that they took to their grave
Still burning heretics under our skies
Religion’s still burning inside

Ya nos lanza una pista: habla de unos herejes y de un posible secreto. Se está refiriendo a los cátaros, pero ¿quiénes eran los cátaros?

Los cátaros o albigenses fueron un movimiento religioso que, aunque se originó en Oriente, tuvo especial predicamento durante la Edad Media en Europa occidental. Eran cristianos, pero tenían algunas diferencias con los católicos. Así, por ejemplo, estaban muy influidos por cultos maniqueístas orientales, de forma que tenían una visión dualista del mundo, que, según ellos, vivía en una continua lucha entre el bien y el mal, y todo lo material era una creación de Satán. Esto les llevaba al rechazo de algunas prácticas como el bautismo o la comunión, pues rechazaban incluso la idea de que Dios se hubiera encarnado en Cristo. Para ellos Cristo nunca adoptó una forma física. Tampoco aceptaban la institución del matrimonio y practicaban la austeridad y el ascetismo en todos los aspectos de la vida.

Sin embargo, la costumbre de los cátaros de no poner por escrito su doctrina ha impedido que en la actualidad tengamos una idea clara de sus creencias, y eso a su vez ha generado muchísimas leyendas a su alrededor que los relacionan con el Santo Grial, los templarios, y un larguísimo etcétera sin fundamento histórico fiable. Lo que sí sabemos es que las diferencias con la Iglesia católica llevaron a que el papado los declarase como una herejía contraria a las creencias católicas.

Expulsión de los cátaros de la ciudad de Tolouse. Fuente: Wikimedia.

A lo largo de los siglos XI y XII, los cátaros se hicieron especialmente fuertes en el sur de Francia, en regiones como Aquitania y Occitania, mientras la Iglesia católica respondía a estas creencias mediante su censura e incluso persecución. En distintos sínodos fueron condenados e incluso se llevaron acciones militares y judiciales contra ellos, siendo muchos de ellos ejecutados.

Sin embargo, los esfuerzos de la Iglesia fueron en vano, los cátaros lograron aliarse con algunos nobles franceses e incluso aragoneses, ganándose su protección y el apoyo del pueblo. 

Se intentaron algunas iniciativas pacíficas con el fin de frenar el avance cátaro a través de alianzas matrimoniales e incluso reuniones entre predicadores católicos y cátaros arbitrados por monarcas como Pedro II de Aragón. También se puso en marcha la recién creada Inquisición en la zona, para tratar de atajar cualquier práctica herética. Pero nada de esto dio resultado.

Santo Domingo y los albigenses, obra de Pedro Berruguete. Fuente: Wikimedia.

Comenzaron incluso enfrentamientos entre misioneros católicos: mientras unos optaban por un predicamento paciente y pausado, abierto al diálogo, otros apostaban por una mayor beligerancia, por conversiones forzosas y excomuniones, como era el caso de los cistercienses. Y fue precisamente el asesinato de uno de estos últimos, el legado papal Pierre de Castelnou, lo que sirvió de detonante para la Cruzada Albigense.

La Cruzada Albigense fue la persecución sistemática a la que llamó el papa Inocencio III en marzo de 1208 contra los cátaros y todos aquellos que los protegieran. En su texto, el papa daba el tratamiento de cruzada al conflicto, concediendo a quienes participasen en ella la absolución de los pecados y las tierras y posesiones de los represaliados. A la llamada respondieron rápidamente varios nobles, los obispos afectados y hasta la familia real francesa, los capetos, posicionándose junto al papado y contra los señores feudales del sur de Francia. Se formó así un ejército de miles de hombres que comenzaron su marcha desde Lyon a través del Ródano hacia los dominios cátaros.

Sin embargo, la cruzada no fue tan rápida como esperaba el papado, y el conflicto se alargó durante décadas, pues no tenía una vertiente únicamente religiosa, sino también política. La cruzada dio lugar a todo un baile de alianzas de casas reales, de señores feudales y de vasallos que iban mutando conforme avanzaba la guerra. Pero la sumisión del condado de Tolosa al rey de Francia, Luis VIII, a través de la firma del Tratado de París de 1229 dejó a los cátaros sin sus últimos aliados, pero aun así no se dieron por vencidos.

A partir de entonces, sin señores feudales ni nobles que los pudieran defender, los cátaros pasaron los siguientes treinta años buscando refugio en fortalezas donde resistir creando comunas autosuficientes. Uno de esos enclaves fue Montsegur.

Montsegur en la actualidad, aunque el castillo de la cima se construyó con posterioridad a los hechos que aquí relatamos. Fuente: images.rt

Los cátaros buscaron refugio en esta pequeña villa, y resistieron allí algunos años hasta que las tropas fieles al papado y a la corona se trasladaron hasta allí en forma de 6000 hombres, mientras que en el interior, se había conformado una población compuesta por unos 200 cátaros y otros 300 pobladores. La canción continúa con una frase que alude precisamente a esa mezcla de cátaros y habitantes de la villa de Montsegur:

As we kill them all so God will know his own
The innocents died for the pope on his throne
Catholic greed and its paranoid zeal
Curse of the grail and the blood of the cross

La célebre frase «Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos», es una frase que tradicionalmente se ha relacionado con los acontecimientos de la cruzada contra los cátaros, aunque no en el asedio de Montsegur, sino en uno de los primeros del conflicto, el de Béziers. La frase se atribuyó en el pasado a Simón IV de Montfort, y anteriormente a  Arnaud Amaury, cuando interrogado por sus soldados sobre cómo distinguir a cátaros de católicos durante el asalto, respondió así, proponiendo matar a todos para que Dios escogiese. Sin embargo, tampoco esto es cierto, a día de hoy sabemos que muy probablemente esta frase no se pronunció nunca, sino que se añadió tiempo después a las crónicas.

Templar believers with blood on their hands
Joined in the chorus to kill on demand
Burned at the stake for their soul’s liberty
To stand with the cathars to die and be free

En cualquier caso, y a pesar de la superioridad numérica de los asaltantes, la propia orografía dificultó el acceso de las tropas, que optaron por sitiar la población en un asedio que se alargó durante diez meses.

The book of old testament crippled and black
Satan his weapon is lust
Living this evil damnation of flesh
Back to the torture of life

Las dos estrofas siguientes aluden a las creencias de los cátaros, que ya hemos visto que consideraban todo lo físico algo demoníaco, de forma que identificaban el sexo y la lujuria como armas de Satanás, rechazando todo lo corpóreo, la «condenación de la carne», que dice la canción.

Excomunión y persecución de los albigenses por el papa Inocencio III. Fuente; Wikimedia.

The perfect would willingly die at the stake
And all of their followers slain
As for the knowledge of God, they had claimed
Religion’s still burning inside

La caída de Montsegur se produjo en marzo de 1244, cuando la villa fue definitivamente tomada. El día 16 se obligó a todos los cátaros a renunciar a sus creencias, pero los perfectos, los predicadores cátaros iniciados en ese camino de abstinencia y espiritualidad, rechazaron la propuesta, y por ello fueron condenados a morir en la hoguera. En la actualidad se estima que 210 personas murieron quemadas aquel 16 de marzo de 1244.

Facing the Sun as they went to their grave
Burn like a dog or you live like a slave
Death is the price for your soul’s liberty
To stand with the cathars and to die and be free

Con esta consideración de las víctimas cátaras cierra la canción antes de dar paso una vez más al estribillo. Y es que según ha confesado el propio Bruce Dickinson, no pretendía únicamente hablar de los cátaros, sino establecer un paralelismo con la gente que aun en la actualidad muere o sufre por sus creencias.

Por su parte, las menciones al Grial y otros elementos en la canción, como advertíamos, no obedecen a un trasfondo histórico real, sino que son más el producto de la literatura y la conspiranoia, que ha sabido aprovechar la falta de documentación acerca de la doctrina cátara para establecer vínculos con supuestos misterios.

Montsegur no fue la última fortaleza en que resistieron los cátaros, en realidad el castillo de Quéribus fue, oficialmente, el último foco de resistencia cátara y, tras su toma en 1255, se dio por extinta la herejía. Sin embargo, Montsegur sí que pasó a la historia como un icono por los acontecimientos tan dramáticos que allí se vivieron.

Monolito en Camp des Cremats, en Montsegur. Fuente: Wikimedia.

En la actualidad un monolito ubicado en el Campo de los Quemados, donde fueron ejecutados los cátaros y sus protectores, recuerda aquellos acontecimientos con una inscripción que dice «A los cátaros, a los mártires del puro amor cristiano. 16 de marzo de 1244».

Referencias:

  • Oldenbourg, Z. (2002). La hoguera de Montségur. Los cátaros en la historia. Edhasa.
  • O’Shea, S. (2002). Los cátaros. La herejía perfecta. Javier Vergara.
  • Wall, M. (2004). Iron Maiden. Run to the Hills. The Authorised Biography. Sanctuary Publishing.

Running Wild y el capitán William Kidd, entre el corso y la piratería.

Cuando hablamos de piratas se nos viene a la mente la imagen de un capitán de barco que navega los mares haciendo despiadados abordajes en busca de un botín que será guardado en algún lugar oculto, un verdadero «tesoro pirata». En la entrada de hoy ahondaremos en la figura del capitán William Kidd, a través de las canciones «Ballad of William Kidd» y «Adventure Galley» de la banda alemana de heavy metal Running Wild. Estos temas aparecen en su décimo álbum de estudio The Rivalry, publicado en 1998.

He was born at the shore of Greenhock in the year 1645
Ran away at the age of fourteen, to flee from his soul-killing life
He signed on to sail the wild-winds
But he worked down his hands and his knees
He stood his test on the waters, so they said “He was bred to the sea”

La primera estrofa de la canción nos presenta a William Kidd, del que se dice que nació en Greenhock en el año 1645. Parece ser que la fecha de su nacimiento es cerca de 1655. Los datos que tenemos de sus años tempranos son escasos y los primeros registros aparecen en la década de los 80 del siglo XVII. Con respecto a su lugar de nacimiento, existen varias teorías, siendo la más aceptada la del nacimiento en Dundee y no Greenhock (Escocia). De ello da muestra un documento manuscrito del año 1695 en el que William Kidd afirma ante la corte haber nacido en Dundee y que en esa época tenía cuarenta y un años.

William Kidd de Civitate vocat New Yorke in America ubi vixit spatium sex annorum, ortus apud Dundee, in Regina Scotia; aetatis 41 annorum]

William Kidd, de la ciudad de Nueva York en América dónde vivió por espacio de seis años; original de Dundee en el reino de Escocia; 41 años de edad.

No tenemos constancia de lo que hizo a la edad de 14 años pero sabemos que se trasladó a Nueva York y es posible que fuera aprendiz de marinero a bordo de un barco pirata. En 1689, Kidd formaba parte de una expedición pirata que navegaba por el Caribe y en uno de sus viajes, los tripulantes se amotinaron contra el capitán del barco, quien fue expulsado. Tras esto, William Kidd fue nombrado capitán, iniciándose aquí su carrera a los mandos de un navío.

In 1697, the “Adventurer…” was setting its sails
With the letter of marque and reprisal, Kidd was prepared for his trail

Supuesto retrato de William Kidd realizado en el siglo XVIII por James Tornhill. Fuente: Wikipedia.

La canción nos transporta hasta 1697 y nos cuenta que Kidd estaba preparando una expedición. Unos años antes, había ayudado al gobernador de Nieves, una colonia inglesa en el Caribe, a defenderse de navíos franceses. La colaboración con el gobernador se hizo a cambio de poder tomar el botín que saquearan de los barcos capturados. Con esta condición, William Kidd atacó la isla francesa de Marie-Galante llevándose un gran botín. Poco después defendería la costa de Nueva Inglaterra contra los franceses, lo que llevaría al capitán a obtener prestigio.

They sailed the sea with the mission, to hunt down “Tew” and “Long Ben”

En 1695, el gobernador de Nueva York pidió ayuda a Kidd para eliminar a los piratas de la zona como Thomas Tew y los que se codeaban con el mismo. El capitán no pudo negarse ante tal encargo y le fue concedida una patente de corso por parte del rey Guillermo III y un nuevo barco: el Adventure Galley, al que Running Wild también dedica una canción en este álbum y nos comenta lo siguiente:

Proudly they are rushing by on their breathless chase
Hunting for “Long Ben” and “Tew” to bind them down in chains

Como podemos ver en ambas estrofas, la misión encomendada era la de la cacería de piratas. Concretamente de Thomas Tew y Henry Avery, también conocido como «Long Ben» por sus camaradas o el «rey de los piratas» de su época.

Antes de partir a realizar su misión ocurrió un incidente con la Armada real mientras cruzaban el Támesis. Al cruzarse ambos navíos el capitán Kidd debía realizar un saludo ceremonial. Al no hacerlo, el barco de la Armada disparó un cañón a modo de advertencia, lo que conllevó una respuesta agresiva por parte de la tripulación del Adventure Galley. El incidente se saldó con la mayoría de la tripulación ingresando en la Armada Real británica de forma forzosa.

Debido a este incidente el capitán Kidd hubo de navegar hacia Nueva York sin apenas personal, obligándolo a capturar un barco francés en ruta y, posteriormente, contratar una tripulación de reemplazo en la que la gran mayoría eran criminales o se habían dedicado a la piratería.

En septiembre de 1696, el Adventure Galley ponía rumbo al Cabo de Buena Esperanza a continuar con su misión. Sin embargo, un tercio de la tripulación murió a causa de un brote de Cólera. Además, esperaba encontrar piratas en Madagascar y no fue así, por lo que la misión estaba fracasando y el capitán tenía que asumir los costes de la misma.

La tripulación estaba descontenta y al no poder atacar a varios navíos que se cruzaron en su camino por no incurrir en el delito de piratería, muchos de los marineros que acompañaban a Kidd decidieron abandonar la tripulación y, los que se quedaron, amenazaban con amotinarse contra el capitán.

A serious riot was rising, so Kidd struck down one of his men
And he died!

El 30 de octubre de 1697, el artillero de Kidd trató de forzar al capitán de abordar un barco holandés en un acto de piratería. Kidd se negó y comenzó una acalorada discusión que terminó con el capitán arrojando un cubo con refuerzos de hierro a la cabeza del artillero, resultando muerto por las heridas producidas tras el ataque. A partir de este momento el capitán se ganó la fama de cruel y sádico, siendo denunciado por los prisioneros que huyeron.

Un año más tarde, en enero de 1698, Kidd capturó su mayor presa, el Quedagh Merchant, un barco armenio con bandera francesa que portaba una gran cantidad de objetos valiosos. No obstante, este navío tenía un gran problema y es que el capitán al mando era inglés. William Kidd trató de persuadir a su tripulación (que recordamos que amenazaban con un motín a bordo) de liberar el barco pero ellos alegaron que la captura era legal, pues el barco navegaba bajo pase francés. Kidd cedió a la presión y renombró el barco como Adventure Prize. Esta captura le costó que se decretara una orden de captura hacia él acusado de piratería.

El 1 de abril del mismo año, en Madagascar, el capitán se encontró con uno de los piratas más buscados y un antiguo enemigo suyo, Robert Culliford. El encuentro entre ambos es una incógnita: por un lado, miembros de su tripulación aseguraron que bebieron juntos y no lo capturó, mientras que otros afirman que no se realizó la captura porque Kidd estaba esperando refuerzos. Sea como fuere, gran parte de la tripulación de Kidd lo abandonó y se sumaron a los hombres de Culliford, quedando tan solo 13 personas a bordo.

Ruta del Adventure Galley. Fuente: Wikipedia.

The “Adventurer…” returned to her hometown, Kidd was forced to defence
They charged him with looting and murder his patrons and generous friends
He’d left his crew at St. Thomas, to guard his honour from shame
But the lords they lied like a trooper, not to lose their own heads in the game

Running Wild nos cuenta que el Adventure volvió a casa pero no fue el Galley el que retornó a Nueva York, sino el Prize. Ya que, ante la situación de perder a casi toda su tripulación y no poder mantener dos navíos, el capitán decidió prender fuego al Adventure Galley y retornar a casa en su nuevo barco.

A sabiendas de que era un pirata buscado, el capitán decidió esconder el barco en un lugar del Caribe y vender parte de sus bienes, volviendo a Nueva York en una pequeña embarcación. Una vez allí guardó su «tesoro» en una pequeña isla cerca de la ciudad llamada Gardiners.

The lords testified, their unholy lies, to save their own heads from the gallows
They sacrificed Kidd, they took him for a ride that conspiratorial fellows

Bellomont, un comerciante que temía verse implicado en los negocios de Kidd, pensó que la mejor forma de despachar el problema era entregando al capitán a la justicia. Por lo que en 1699 atrajo al capitán hasta Boston donde sería apresado y encerrado durante un año en prisión, antes de ser llevado a Inglaterra a ser juzgado.

La banda alemana nos dice que «Los señores testificaron, sus impías mentiras, para salvar sus propias cabezas de la horca. Sacrificaron a Kidd». Para Running Wild, todo el juicio fue un montaje y se posicionan a favor del capitán, considerando injusta la sentencia.

They judged him and they found him guilty of piracy of the high seas
Betraying men of honour, you know lie and cheat as they please
A case of judicial murder caused the death of a seafaring man
Slanderous bunch of liars, to hell your souls will be damned

La canción continúa con el juicio en el que es declarado culpable de piratería debido a los falsos testimonios de sus colaboradores y que, en realidad, debería haberse tratado como un caso de asesinato por aquel artillero del que hablamos atrás.

El juicio tomó matices políticos por la posible implicación de cargos gubernamentales en los delitos de Kidd. El capitán no dio ningún nombre esperando con ello que alguno de sus patrocinadores intercediera por él, cosa que no ocurrió.

Kidd fue llevado ante el Tribunal Superior del Almirantazgo en Londres dónde se desarrolló el juicio. Durante su confinamiento en prisión escribió varias cartas suplicando perdón al Rey Guillermo III que fueron ignoradas. Fue declarado culpable de cinco cargos de piratería en alta mar y el asesinato de William Moore (al artillero), lo que conllevó la pena de muerte en la horca.

Al capitán lo tuvieron que ahorcar dos veces, puesto que en el primer intento se rompió la cuerda. Después, su cuerpo fue expuesto sobre el río Támesis durante tres años como advertencia a otros piratas.

Por su parte, los asociados a William Kidd fueron condenados pero perdonados antes de la ejecución. El juicio del capitán Kidd ha sido motivo de estudio debido a que los pases franceses que llevaba el barco asaltado nunca fueron utilizados como prueba al ser mal archivados. En el siglo XX aparecieron estos documentos poniendo en tela de juicio el alcance real de la culpabilidad de Kidd en los actos de piratería que se le imputaron.

Pase francés del Quedah Merchant, Fuente: Wikipedia.

A su muerte, se creyó que William Kidd había dejado enterrado un sinfín de tesoros, lo que sirvió a engrandecer el mito de la costumbre pirata de esconder tesoros. Lo cierto es que el tesoro de Gardiners fue encontrado y utilizado en su contra durante el juicio.

Y para vosotros qué fue, ¿corsario o pirata?

Bibliografía:

Harris, G. (2002). Treasure and Intrigue: The legacy of Captain Kidd. Dundurn.

M. L. P. (2015). William kidd. Mitchell Lane Publishers, Inc.

Rogozinski, J., & Rogoziński, J. (2000). Honor Among Thieves: Captain Kidd, Henry Every, and the Pirate Democracy in the Indian Ocean. Stackpole Books.

Zacks, R. (2003). The Pirate Hunter: The True Story of Captain Kidd. Hachette Books.

Lou Reed y el atentado contra Andy Warhol

Aunque no es su faceta más conocida, Andy Warhol, el rey del Pop Art, tuvo una estrecha relación con la música, y no nos referimos únicamente al diseño de célebres portadas como Sticky Fingers de los Rolling Stones (incluso alguna no tan conocida como la del Made in Spain de Miguel Bosé), sino a su papel como productor musical.

Warhol forjó una gran amistad con artistas musicales como Nico o Lou Reed. De hecho, una de sus portadas más famosas fue la de The Velvet Underground and Nico, el primer álbum de The Velvet Underground, del que Warhol fue, además, director artístico y productor.

Portada de The Velvet Underground and Nico.

Este disco vio la luz en marzo de 1967, y en 1969 Lou Reed, líder de The Velvet Underground, dedicó una canción al artista titulada «Andy’s Chest». Sin embargo, no era una canción romántica, no pretendía exaltar la amistad entre ambos, sino que se dedicaba a exponer un episodio traumático de la vida del padre del Pop Art.

La canción comienza con una serie de versos tremendamente poéticos y en los que no parece haber nada que aluda al episodio que aquí tratamos hasta que llegamos a la frase: «And all the venom snipers after you» (y todos los francotiradores venenosos detrás de ti). Si hasta ahora en la canción todo podía parecer una metáfora de la figura de Warhol como personaje público y de notable fama, de pronto aparece esa frase que alude directamente a lo que aconteció el 3 de junio de 1968.

Aquel día, el artista llegó a su estudio, la mítica The Factory, ubicada en la quinta planta de un céntrico edificio de Manhattan, y en el ascensor coincidió con Valerie Solanas. No eran desconocidos: Solanas era de sobra conocida, la escritora feminista que había publicado el Manifiesto SCUM, y que además había participado en la película del propio Warhol I, a Man. La escritora le había enviado el guion de una obra de teatro que quería que el artista produjese. Sin embargo, Warhol había rechazado la propuesta, e incluso le había confesado que había perdido el guion que le había enviado (hasta tal punto llegaba el desinterés por la obra).

Al llegar a la planta de The Factory, Warhol se adelantó y, nada más salir del ascensor, el director de cine Paul Morrisey, que colaboraba con el artista, le pasó un teléfono. Además, en el estudio se encontraban también el crítico de arte Mario Amaya y el encargado Fred Hughes. Cuando terminó la conversación por teléfono, Solanas desenfundó una pistola y comenzó a disparar contra los allí presentes: Warhol esquivó las dos primeras balas dirigidas a él, pero no la tercera, que le hirió en el costado. También Amaya resultó herido en la cadera. Hughes también fue objetivo del arma de fuego, pero consiguió esquivar la bala. Y antes de que pudieran detener a la agresora, esta se esfumó de nuevo por el ascensor.

Warhol mostrando las heridas de bala y las cicatrices de la operación durante una sesión de fotos con el fotógrafo Richard Avedon. Fuente: mauramcgurk.com

Amaya recibió el alta aquel mismo día, pero Warhol fue sometido a una operación de la que tardó varios meses en recuperarse. Por su parte, Solanas se entregó la misma noche del atentado a la policía declarándose culpable de intento de homicidio y tenencia ilícita de armas. Cuando la policía le interrogó sobre los motivos, declaró que Warhol intentaba arrebatarle su trabajo, y además, añadió, había más motivos expuestos en su manifiesto.

El Manifiesto SCUM, que había publicado el año antes de este atentado, teorizaba que los hombres sentían envidia de las mujeres. Era una especie de teoría de envidia del pene de Freud a la inversa, y afirmaba que ese era el motivo por el que los hombres oprimían y humillaban a las mujeres. Pero iba más lejos, y en su teoría apostaba por el exterminio de los hombres como única forma de acabar con el patriarcado. Quizá aquel 3 de junio de 1968 Solanas había intentado comenzar ese exterminio por el estudio de Warhol.

Valerie Solanas arrestada. Fuente: Flickr.

El artista rechazó testificar en el juicio, pero igualmente Solanas fue condenada a tres años de cárcel y trasladada a un centro psiquiátrico al serle diagnosticada una esquizofrenia paranoide. Pero ojo, porque la historia y su relación con la música no acaban aquí.

Aunque Warhol declaró en varias entrevistas que todo terminó tras aquel atentado, que nunca volvió a ser el mismo porque se sentía continuamente perdido, e incluso hay autores que usan la fecha del atentado para cerrar la denominada Edad de Plata del artista, lo cierto es que algunas de sus obras más famosas se realizaron con posterioridad a los hechos. Y entre esas obras destaca una serie de pistolas, las famosas pistolas a las que se refiere Héroes del Silencio en sus canciones «Cuadro I», «Cuadro II» y «Cuadro III», y entre las que se encuentra exactamente el modelo que empleó Solanas contra él. La obra Pistola, concretamente, data del año 1981.

Pistola, pintura de Andy Warhol (1981).

El paso de Solanas por el centro psiquiátrico no le ayudó mucho. Al salir de la prisión se dedicó a escribir cartas amenazadoras a distintas personalidades, entre ellas el propio Warhol, y acabó sus días en la pobreza, mendigando y hay quien dice que incluso prostituyéndose para poder salir adelante.

Ella tampoco se quedó sin tributo musical: en 2019 el grupo de rap español, Los Chikos del Maíz, le dedicó una canción y un videoclip bajo el título «Valerie Solanas (Stop Making Stupid People Famous)», que incluye versos como «yo Anguita, tú Amancio, yo el rancio, tú el majo / Yo Valerie Solanas disparando al imbécil de Warhol», y que termina con la frase «Dispara al famoso como Valerie Solanas». Pero antes incluso que ellos, fue el propio Lou Reed el que le había dedicado una canción a la escritora. Efectivamente, de nuevo Lou Reed.

Después de la repentina muerte de Warhol en 1987, Lou Reed se reunió con John Cale para escribir un álbum dedicado íntegramente al artista. Reed y Cale, habían fundado The Velvet Underground bajo el patrocinio de Warhol y querían rendirle un homenaje que se publicó en abril de 1990 bajo el título de Songs for Drella. En aquel disco incluyeron, en el undécimo lugar, una canción titulada «I Believe» que ya no tenía esos enigmáticos versos de la anterior «Andy’s Chest», sino que resumía de forma explícita el intento de asesinato:

Valerie Solanis took the elevator
Got off at the 4th floor
Valerie Solanis took the elevator
Got off at the 4th floor
She pointed the gun at andy saying
You cannot control me anymore

I believe there’s got to be some retribution
I believe an eye for an eye is elemental
I believe that something’s wrong if she’s alive right now

Valerie Solanis took three steps
Pointing at the floor
Valerie Solanis waved her gun
Pointing at the floor
From inside her idiot madness spoke
And bang, andy fell onto the floor

I believe life’s serious enough for retribution
I believe being sick is no excuse and
I believe i would’ve pulled the switch on her myself

When they got him to the hospital
His pulse was gone they thought that he was dead
His guts were pouring from his wounds
Onto the floor they thought that he was dead
Not until years later would
The hospital do to him what she could not, what she could not

“where were you, you didn’t come to see me”
Andy said, “i think i died, why didn’t you come to see me”
Andy said, “it hurt so much, they took blood from my hand”

I believe there’s got to be some retribution
I believe there’s got to be some retribution
I believe we are all the poorer for it now

Visit me, visit me
Visit me, visit me
Visit me, why didn’t you visit me
Visit me, why didn’t you visit me
Visit me, visit me
Visit me, why didn’t you visit me

Referencias:

Dimetry, R. (2018). 1001 discos que hay que escuchar antes de morir. Grijalbo.

Fahs, B. (2014). Valerie Solanas: The Defiant Life of the Woman Who Wrote Scum (and Shot Andy Warhol). City University of New York.

Riaño, P. (28/01/2018). «La pistola que no mató a Andy Warhol, pero acabó con su vida», en El Español.

Amiguet, T. (04/06/2018). «Los 15 trágicos minutos de fama de Warhol», en La Vanguardia.

A. C.. (23/02/2018). «Cuando Valerie Solanas disparó tres veces a Andy Warhol», en ABC.

Ramses Bringer of War – Nile, Ramsés y la batalla de Qadesh

«Ramsés, portador de guerra». Con este sugerente título, la banda de brutal death metal estadounidense Nile nos presenta al protagonista de la entrada de hoy: Ramsés II.

Esta canción forma parte del EP del mismo nombre Ramses Bringer of War publicado en 1997 y, un año después, formaría parte de su primer álbum Amongst the Catacombs of Nephren-Ka. Un aspecto a tener en cuenta de esta banda es que su discografía está basada en la cultura, mitología e historia del Egipto antiguo.

¿Por qué decimos que el título es sugerente? Porque está directamente inspirado en la suite «Los Planetas» del compositor Gustav Holst, quien relaciona los nombres de los planetas a la deidad romana correspondiente. El primer movimiento es «Marte, el portador de guerra», título idéntico al de la canción que vamos a analizar.

Podría parecer que la influencia de Holst solo se da en el título pero la canción en sí misma es una reinterpretación musical de «Marte, portador de guerra». Podemos escuchar esta composición en la introducción de la canción y en la parte central.

Antes de entrar en la letra volvamos a centrarnos en el título de la canción (y del álbum) pues resulta interesante que se equipare a Ramsés con el dios romano Marte. Por supuesto, la banda tiene una gran fascinación por este personaje (y el mundo egipcio en general) y la narración de los acontecimientos la hace el propio Ramsés. Es decir, que ellos asumen el papel de contarnos la historia a través de los ojos de uno de sus protagonistas.

Portada del EP Ramses Bringer of War con la momia del faraón. Fuente: Metal music archives.

Wretched fallen one of Khatti
Rise against the oppressing Sword
Encircled, abandoned, alone
I Smite the vile hittite Foe

Durante la introducción suena un instrumento que llama a la guerra y, al terminar la parte basada en Holst, entra un gutural que da pie al inicio del relato en el que nos dice que «rodeado, abandonado, solo, golpeo al enemigo hitita». ¿Qué hace Ramsés entre hititas? Vamos al contexto.

Años antes de ascender al trono, Ramsés libró varias campañas militares junto a su padre, Seti I. Quien lo nombró corregente y comandante del ejército. Estas campañas se desarrollaron en Canaán, la zona de Siria que estaba en manos de los hititas y en Kush (nubia).

Ascendió al trono tras la muerte de su padre en el año 1279 a. C., convirtiéndose en el tercer faraón de la Dinastía XIX de Egipto. Durante los primeros años de gobierno se centró en la política exterior llevando a cabo una serie de acciones encaminadas a consolidar el territorio y eliminar posibles amenazas.

En el segundo año de su reinado eliminó a los piratas shardana (uno de los grupos que se denominan como «los pueblos del mar») en una batalla en el Mediterráneo, siendo estos capturados e incluso incluidos en el ejército del faraón.

Dos años más tarde inició una campaña para pacificar Canaán y consolidar la zona antes de aventurarse en territorio sirio, en manos del imperio de Hatti en ese momento.

La guerra contra Hatti

El conflicto con los hititas se remonta al gobierno de Ajenatón (1353-1336 a. C.). En esa época Hatti sufría la presión del reino de Mittani que, tras varias décadas de enfrentamientos, fue derrotado y obligado a realizar pactos de vasallaje. Los intereses de Egipto y Hatti chocaron en el territorio sirio, lugar que estaba en la órbita de influencia del imperio hitita. Durante un tiempo se hicieron una serie de pactos que evitaran la guerra. Sin embargo, con la subida al trono de Ramsés II, Egipto tomó la iniciativa sobre ese territorio y se enfrentó directamente al rey Muwatalli II en la famosa batalla de Qadesh.

Situación del imperio hitita durante el reinado de Muwatalli II. Fuente: Wikipedia.

La batalla de Qadesh

Esta batalla es posiblemente la más famosa y mejor documentada en la historia de Egipto, no por su trascendencia sino por la importancia que Ramsés dio al conflicto, que fue plasmado en diversos relieves y relatos que nos dan una imagen bastante similar a lo que nos cuenta la canción. Veamos el porqué de esta semejanza.

La canción comienza con la frase «Miserable caído de Hatti, levántate contra la espada opresora». ¿Por qué el tratamiento hacia los hititas es negativo en la canción? Aparte de estar escrita en primera persona, es muy posible que la canción esté extraída directamente de una fuente egipcia: el poema de Pentaur, en el que se cuenta la odisea sufrida por Ramsés para alzarse con la «victoria» en la batalla.

Según esta fuente «Su Majestad llegó a la ciudad de Qadesh y mientras el vil vencido de Qadesh había llegado y reunido a todos los países extranjeros hasta los confines del mar. […] Entonces el vil vencido de Qadesh, junto con las numerosas naciones extranjeras que estaban con él, se encontraban reunidos y listos al noreste de la ciudad de Qadesh, pero Su Majestad estaba solo».

Podemos ver que la primera estrofa de la canción tiene bastantes similitudes con el párrafo anterior. Según esta fuente, el ejército hitita estaba compuesto por una confederación de aliados y prácticamente tenían rodeados al ejército egipcio. Ante esta situación el faraón decide ponerse su armadura, montar el carro y luchar.

Ramsés II en carro durante la batalla de Qadesh. Relieve en Abu Simbel. Fuente: Wikipedia.

My Father Amon what carest thee
For the vile and ignorant of God
My Father Amon what carest Thee
For these effeminate ones
At millions of whom I groweth not pale

La canción continúa con una plegaria al dios Amón (dios de la creación), a quien Ramsés considera su padre. Esta súplica también aparece en el poema en el que nos cuenta que Ramsés pide ayuda a Amón al no contar con la ayuda de sus propios aliados, tras llamarlos a gritos y sintiéndose abandonado. Dice la canción «Padre mío, Amón, ¿qué te importa?», refiriéndose a sí mismo, mientras que en el poema la súplica va más lejos «¿Es el papel de un padre ignorar a su hijo? ¿He faltado hacia ti?… ¡En nada desobedecí lo que me has ordenado!». De esta forma Ramsés se convierte en un enviado del dios para cumplir con sus designios.

Raging like Menthu like Baal in his Hour
Lo the mighty Sekhmet is with Me
I enter in among them even as a hawk striketh
I slay I hew to pieces and cast to the ground

Ramsés nos cuenta que se encuentra «furioso como Montu, como Baal en su hora, lo que el poderoso Sekhmet está conmigo». ¿Quiénes son estas divinidades? Montu es el dios solar y de la guerra, mientras que Baal es una divinidad asociada al dios Set, dios de la fuerza bruta, lo incontenible. En el poema, Ramsés se siente como estos dioses al ser acompañado por Amón «Encontré otra vez mi corazón fortalecido, y sentí mi pecho alegre… Era como Montu. Tiraba a mi derecha y capturaba a mi izquierda. A sus ojos era como Set en acción». En este caso, Nile también incluye a la diosa Sekhmet para dotar de más vigor al relato en el que Ramsés entra con fuerza y golpea «como un halcón», mientras mata, corta en pedazos y tira al suelo.

Amón, Montu, Set y Sekhmet. Fuente: Wikipedia.

Por supuesto, el poema nos deja una escena similar a la que describe Nile, en la cual el faraón «sembraba la muerte entre ellos como quería. De ellos, el que caía no podía volver a levantarse».

La canción continúa narrando las hazañas del faraón en el campo de batalla, del cual consigue salir con vida y triunfante. La realidad es que el resultado de la batalla no fue una victoria para los egipcios, de hecho, muchos historiadores opinan que aunque el resultado militar podría haber acabado en tablas, el resultado fue una victoria política para Hatti.

Los territorios que estaban bajo influencia egipcia se rebelaron y pidieron protección a Hatti, incorporándose a su órbita de influencia. Estos territorios tardaron muchas décadas en volver a incorporarse a Egipto.

Las consecuencias de esta batalla fueron la firma de un tratado de paz entre los dos imperios por el que decidían no agredirse y Egipto renunciaba a sus intereses en la zona de Siria.

Tratado de Qadesh. Fuente: Wikipedia.

Entonces, ¿por qué este relato de un Ramsés victorioso? Tras esta derrota, el faraón llevó a cabo un gran ejercicio propagandístico dotando de importancia a su actuación personal en Qadesh frente al enemigo hitita que dejó plasmado en el poema de Pentaur y el Boletín, otro documento que relata esta batalla. Así como una serie de relieves en los templos de Abydos, el de Amón en Luxor, el Ramesseum de Tebas y en el templo de Abu Simbel en Nubia.

I Ramses
Builder of Temples
Usurper of monuments

Slayer of hittites
Bringer of war

Estas fuentes refuerzan la idea de Ramsés como una persona elegida por los dioses y capaz de derrotar a sus enemigos. La canción termina con un rotundo «Yo, Ramsés, constructor de templos, usurpador de monumentos, asesino de hititas, portador de guerra».

Ramsés II fue uno de los más grandes faraones de la historia de Egipto y su leyenda ha llegado hasta nuestros días, una de las circunstancias que hicieron posible la grandeza de este faraón fue su largo reinado, de unos sesenta y seis años. Ramsés proyectó su personalidad sobre el país que gobernó, introduciendo cambios en el ejército y llevando a cabo una inmensa actividad constructora que no tiene comparación con otros faraones, lo que lo convirtió en el modelo a seguir por parte de sus sucesores, dando lugar a que su figura se haya mitificado y se haya convertido en un referente de la cultura popular que ha protagonizado obras literarias, películas y, en nuestro caso, canciones.

Bibliografía

Fitzgerald, S. (2008). Ramses ii: Egyptian pharaoh, warrior, and builder. Capstone.

Healy, M. (1993). Qadesh 1300 BC: Clash of the warrior kings. Bloomsbury USA.

Kuhrt, A. (2020). The ancient near east: C. 3000–330 bc(2 volumes). Routledge.

Largacha, A. P. (2007). Historia antigua de Egipto y del Próximo Oriente. Ediciones AKAL.

Sanmartín, J., & Serrano, J. M. (1998). Historia antigua del próximo oriente: Mesopotamia y egipto. Ediciones AKAL.

Sheafer, S. (2013). Ramses the great. Infobase Learning.

La banda sonora de una revolución: La Revolución de los Claveles

Eran las 22:55 del día 24 de abril de 1974 cuando en la radio portuguesa comenzó a sonar «E depois do Adeus» interpretada por Paulo Carvalho. De pronto, centenares de militares comenzaron a tomar posiciones en distintos puntos del país, acababa de dar comienzo la Revolución de los Claveles.

Muchos años antes de que aquella canción sonase en las radios portuguesas, en 1926, en Portugal se había impuesto una dictadura militar que pretendía resolver la crisis económica e inestabilidad política a través de un gobierno de tecnócratas en el que António de Oliveira Salazar había sido nombrado ministro de Finanzas. Sin embargo, este ministro poco a poco había ido haciéndose con más y más competencias a fuerza de todo tipo de chantajes, hasta que en 1932 logró ser designado primer ministro.

Deseoso de establecer una dictadura personal y con mayor estabilidad política, Salazar articuló todo un sistema basado en una constitución, la de 1933, que le daba a él prácticamente todos los poderes y que imponía un sistema de partido único, la Unión Nacional fundada por el propio Salazar, a imitación del modelo fascista italiano. Nacían así el llamado Estado Novo y el salazarismo que rigieron Portugal durante más de cuarenta años. De hecho, la dictadura portuguesa fue la más longeva de las dictaduras de Europa occidental, pues gozó de una gran estabilidad durante prácticamente todo el mandato de Salazar.

António de Oliveira Salazar fotografíado en 1940. Fuente: Wikimedia.

Sin embargo, la dictadura sobrevivió al propio Salazar, que perdió la vida en 1968, tomando el relevo un nuevo político, Marcelo Caetano, que trató de mantener vivo el Estado Novo creado por su predecesor. Pero todo tocaría a su fin el día en que sonase por la radio aquella canción… «E depois do Adeus».

Aquella canción había representado a Portugal en el Festival de Eurovisión celebrado apenas unas semanas antes en Brighton (Reino Unido). Aunque el tema había quedado en último lugar empatado con otros tres países, el destino le había reservado un papel mayor en la historia del que cabía imaginar hasta ese momento. Y es que la canción era en realidad una señal que habían consensuado los soldados partidarios de derrocar la dictadura para comenzar una insurrección pacífica que diera inicio a un proceso democrático. Era la señal para estar prevenidos.

Al haber participado poco tiempo antes en el festival y estar tan de moda, la canción emitida por Emissores Associados de Lisboa, pasó completamente desapercibida a los oídos de las autoridades. Pero quienes sabían que se trataba de algo más que una canción se pusieron en marcha.

La segunda señal llegó apenas dos horas después, y de nuevo en forma de una canción emitida por una radio, concretamente Rádio Renascença, la radio de la Iglesia Católica en Portugal. El tema que sonó fue «Grândola, Vila Morena», y a diferencia del primero, este no pasó desapercibido porque se trataba de una canción expresamente prohibida por el régimen. «Grândola, Vila Morena» era una canción del cantautor José Afonso, también conocido Zeca Afonso, perseguido por las autoridades salazaristas por sus ideas progresistas contrarias a la dictadura.

La letra de la canción se compuso como un homenaje a la Sociedad Musical Fraternidad Operaria Grandolense, del municipio de Grândola, al sur de Portugal. José Afonso quedó impresionado por los principios de solidaridad e igualdad del lugar y quiso dejarlos por escrito. Sin embargo, el régimen tachó el tema de comunista y procedieron a su censura.

Grândola, Vila Morena
Terra da fraternidade
O povo é quem mais ordena
Dentro de ti, ó cidade

Dentro de ti, ó cidade
O povo é quem mais ordena
Terra da fraternidade
Grândola, Vila Morena

Em cada esquina, um amigo
Em cada rosto, igualdade
Grândola, Vila Morena
Terra da fraternidade

Terra da fraternidade
Grândola, Vila Morena
Em cada rosto, igualdade
O povo é quem mais ordena

À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade
Jurei ter por companheira
Grândola, a tua vontade

Grândola, a tua vontade
Jurei ter por companheira
À sombra duma azinheira
Que já não sabia a idade

Pero existían más motivos por los que fue esa la canción escogida por los militares demócratas: poco antes del levantamiento militar, a finales de marzo de 1974, la cantante de fado Amalia Rodrigues, cerró un concierto en Lisboa con este tema ignorando la prohibición, y entre el público se encontraban algunos oficiales del Movimento das Forças Armadas, la organización clandestina crada por los militares contrarios al régimen que encabezó el golpe militar de 1974. Impresionados por el gesto y la canción, ese mismo día el Movimento das Forças Armadas decidió adoptarla como contraseña para el levantamiento que estaban preparando.

Amalia Rodrigues durante una actuación en 1969. Fuente: Wikimedia.

Convencer a los gestores del programa radiofónico Limite de Rádio Renascença de quebrantar la ley emitiendo una canción prohibida resultó fácil, pues también ellos eran contrarios a la dictadura y partidarios de la apertura de un proceso democrático. Así, la madrugada del 25 de abril, a las 00:20 la voz de José Afonso entonó su tema en las radios portuguesas. Y al son de la canción prohibida, los militares salieron a las calles para tomarlas y tomar posiciones en puntos estratégicos de Lisboa. Aunque ellos mismos pidieron a la población civil que no saliera de sus casas, el pueblo ignoró su petición y comenzó a sumarse y mezclarse con los militares con sus claveles como símbolo de aquel movimiento pacífico.

Mujer poniendo un clavel en el cañón del rifle de un militar. Fuente: lareplica.es.

La, a partir de entonces, conocida como Revolución de los Claveles se convirtió en uno de los mayores ejemplos de insurrección pacífica y democrática de la historia de la humanidad, y «Grândola, Vila Morena» se coreó en distintos momentos del proceso y en distintos puntos de la ciudad, asociándose el final de la dictadura y la asunción de la democracia en Portugal. Tanto es así, que en la actualidad «Grândola, Vila Morena» se ha convertido en un himno democrático que ha trascendido aquel acontecimiento y las fronteras portuguesas y cada cierto tiempo podemos volver a escucharla en distintas manifestaciones y movimientos pacíficos.

Referencias

  • Carcedo, Diego (1999). Fusiles y claveles. La Revolución del 25 de abril en Portugal. Temas de Hoy.